MIT

Si Apple Inc. decidiera construir y ensamblar la totalidad de sus dispositivos, y en específico de sus teléfonos, en Estados Unidos, no significaría un aumento en la oferta laboral de este país.

En general, no habría beneficios ni para la compañía ni para los consumidores, de hecho, una decisión de este tipo, tomada por imposiciones políticas, podría tener efectos negativos, como la falta de materias primas y el aumentos hasta de 100 dólares en el costo final de un iPhone.

Estos son los resultados de una investigación realizada por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), con el fin de mostrar los escenarios posibles si las demandas o exigencias de algunos candidatos políticos como Donald Trump y Bernie Sanders fueran aplicadas a compañías como Apple, cuyo suministro depende en su mayoría de proveedores foráneos.

En enero de 2016 el candidato a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump aseguró en un discurso que conseguiría que Apple iniciara la fabricación de sus computadoras y sus teléfonos en territorio estadounidense, no en China, con el fin de atraer todos esos empleos al país.

El MIT se imaginó tres escenarios posibles en caso de que Apple accediera a esta petición:

Escenario 1: iPhone 6s Plus 5% más caro

Hoy en día los contratistas de Apple ensamblan iPhones en siete fábricas, seis en China y una en Brasil. Si los teléfonos fueran ensamblados en Estados Unidos, pero sus componentes tuvieran procedencia global, ¿cuánto podría cambiar el precio del dispositivo?

De acuerdo con la compañía de análisis de mercado IHS, los componentes de un iPhone 6s Plus, cuyo costo actual es de 749 dólares,  tienen un valor de 230 dólares. En un iPhone SE, cuyo precio es de 399 dólares, el valor de sus componentes es de 156 dólares.

El montaje de estos componentes, según IHS, se encuentra en un rango de costos de entre los 4 y los 10 dólares, por lo que Jason Dedrick, profesor de la Escuela de Estudios de la Información de la Universidad de Siracusa, calcula que el costo total de estos dispositivos aumentaría entre 30 y 40 dólares.

Los costos laborales en Estados Unidos son mayores, a los que se suma los gastos en logística e inversiones en transporte, lo que proyecta un aumento de precio final en caso del iPhone 6s Plus , de 5%.

En cuanto a empleo, Apple ha informado que sus proveedores dan trabajo a 1.6 millones de personas, sin embargo, el montaje final de teléfonos representa sólo una pequeña fracción de esto.

iphonecharts4x1108
MIT

Escenario 2: Un iPhone 100 dólares más caro

Más de la mitad de los proveedores de Apple, 346 de 766, están en China.  Japón tiene 126, Estados Unidos 69 y Taiwán 41.

La pantalla táctil de vidrio, junto con los chips de computadora inferiores es de los componentes más caros de un iPhone.

La parte frontal de un iPhone está hecho de Gorilla Glass de Corning, la cual provee desde Kentucky, Corea del Sur, Japon y Taiwán.

Apple subcontrata la fabricación de estos chips de Samsung o de TSMC, que a su vez ordenan su fabricación bajo contrato, por lo que es difícil establecer la procedencia exacta de muchos de ellos.

“Los costos laborales son una pequeña fracción del costo en comparación con los equipos e instalaciones que van en una fábrica de miles de millones de dólares”, afirmó  Duane Boning, ingeniero miembro del MIT.

Por otro lado,  Alex King, director del Instituto de Materiales Críticos del  Departamento de Energía del Laboratorio Ames, explica que los semiconductores se vuelven obsoletos en pocos años.

La producción de este tipo de componentes añadiría entre 30 y 40 dólares más al costo de un dispositivo, inicialmente, ya que las fábricas no encontrarían competitiva su elaboración,, lo que hace que el precio de un iPhone en las condiciones laborales actuales de EU, aumente hasta 100 dólares, asumiendo que sus componentes provienen de mercados globales.

MIT
MIT

Escenario 3: Sin material para hacer tu iPhone

Incluso un iPhone de ‘átomos estadounidenses’ dependería de la ayuda de gobiernos extranjeros para tener acceso a los materiales que lo forman.

De acuerdo con Ames Lab, un iPhone tiene cerca de 75 elementos en ella, es decir, dos tercios de la tabla periódica.

Incluso sólo la parte exterior de un iPhone esta hecho de materiales que no están disponibles comercialmente en EU, como el aluminio de la bauxita.

Los elementos conocidos como tierras raras tendrían que ser traídas principalmente de China, que produce el 85% de la oferta total global.

El neodimio es necesario para sus imanes, el motor que hace que el teléfono vibre y los micrófonos y altavoces funcionen. El lantano, es parte fundamental del objetivo de la cámara.

El hafnio, un metal más raro que la mayoría de todos los elementos antes mencionados, es esencial para los transistores del iPhone.

En otras palabras, el iPhone es un símbolo del ingenio americano, pero también es un testimonio de las realidades ineludibles de la economía mundial.

 

 

Con información del MIT

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre