voces poire

Perseguir colaborativamente oportunidades públicas más allá de los recursos controlados es ser emprendedor público. Es lo que necesita México, que enfrenta la más seria amenaza internacional de que tengamos memoria viva, y la más delicada situación de política interior en más de 20 años. Nunca más necesario que sea nuestro país ejem plo global de que se puede construir un país de libertades, prosperidad y justicia, aun en el más complejo de los entornos.

Pensemos en el reto educativo que enfrentamos, o en el de seguridad. Aún seguimos esforzándonos para construir instituciones que les den una solución adecuada cuando, por el cambio tecnológico, todos los supuestos de interacción humana que sustentan nuestros modelos de solución están cambiando, y la capacidad del Estado para resolverlos se ve cada vez más acosada financiera y operativamente.

Requerimos de emprendedores públicos que reconozcan que los problemas suelen ir más rápido que las soluciones y que las transformaciones llevan tiempo en madurar. Por lo mismo, debemos buscar sin descanso, como quien persigue una presa que se escapa, una nueva solución.

Lo debemos hacer colaborativamente; no basta educarse bien, formar una empresa social, pedir dinero a una fundación o armar un negocio incipiente y luego buscar quién nos presente a alguien “en el gobierno” para que nos ayude. Debemos formar una comunidad de aliados comprometidos con la solución de un problema. Y construir la confianza necesaria para que todos repensemos las bases del problema y empujar a una solución. Esta respuesta es colaborativa y casi siempre implica un cambio en la acción gubernamental, pero también de los actores privados y sociales. Así se construyen las oportunidades públicas, que son nuevos logros colectivos a los que un gran número de personas tienen acceso.

Y la forma de lograr estas transformaciones no es exigiendo más gasto al gobierno o recaudando más impuestos. Es construyendo soluciones más allá de los recursos existentes. Es decir, promoviendo el uso de tecnologías tanto informáticas como organizacionales y centrando las decisiones en el análisis de datos como base para la discusión de alternativas de política.

“Debemos formar una comunidad de aliados comprometidos con la solución de un problema”

Lee más colaboraciones en Voces

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre