La NASA está probando los niveles de presión a los que pueden ser expuestas sus aeronaves, con el fin de proyectar una futura reducción en el uso de combustible, de generación de ruido y de contaminación, para ello, utiliza una Pintura Sensible a la Presión (PSP) que se ha extendido a la mayoría de sus unidades y es color rosa.

De acuerdo con la Agencia, estas mediciones han ayudado a probar que se puede reducir en un 50% el uso de combustibles; en un 75% la contaminación que generan y a casi en una octava parte a lo que es hoy.

“PSP es grandioso, siempre y cuando se pueda aplicar la pintura en la zona en la que se desea probar, al iluminarlo con una lámpara y verlo a través de una cámara es capaz de recopilar datos que de otro modo no se podrían conseguir”, explicó Nettie Roozeboom,  ingeniero aeroespacial del Centro de Investigación Ames de la NASA en California.

El origen de esta herramienta ‘rosada’, proviene de la necesidad de saber cómo se distribuye la presión a través de la superficie de un avión, ya que al moverse  a través del aire, deben de estar garantizadas diversas variables críticas, como las cargas del vehículo  y las condiciones por las que está pasando en el túnel de viento, para pruebas, o en la vida real, durante la operación.

El poder del rosa

El poder del rosa protege a la NASA
NASA, cortesía.

El PSP es una capa fina de pintura especial y sólo representa milésimas de una pulgada de espesor, se pulveriza sobre la aeronave que se pondrá a prueba en el túnel de viento y se deja secar.

El modelo se instala en el túnel de viento, que está equipado con una serie de luces LED azul y un complemento de las cámaras de blanco y negro especialmente equipados para grabar la prueba.

En el túnel, el aire fluye sobre el modelo de aeronave y las luces LED provocan a las partículas conocidas como luminíforos dentro de la pintura, haciendo que sea fluorescente o que brille.

Actualmente, la NASA utiliza el PSP como una herramienta de investigación en los túneles de viento en Ames, el Centro de Investigación Glenn en Ohio y el Centro de Investigación Langley en Virginia, en donde los ingenieros continúan buscando maneras de hacer que esta pintura sea aún más eficaz para probar tanto vehículos aeronáuticos como espaciales.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!