Expansión

Los millennials o nativos digitales son un nuevo tipo de estudiantes que demandan un nuevo modelo de aprendizaje, en la que los salones de clases y las materias clásicas resultan poco atractivas y poco desafiantes a los retos de este siglo.

El Dr. Carlos Astengo-Noguez, director de Investigación e Innovación Educativa de Profesional del Tec de Monterrey asegura que esta nueva generación de jóvenes, además, juega un papel importante en movimientos sociales, económicos y políticos en el mundo, como el Brexit o la llamada Primavera Árabe, por lo que la forma de educarlos requiere de enfrentarlos a nuevos retos y encontrar la mejor forma de resolverlos, dijo durante su participación en el taller “Innovación Educativa”, que impartió en el Foro Expansión.

“Tendríamos que analizar cómo ha evolucionado el mercado laboral, hace unos años las compañías requerían de cierto personal, sin embargo el avance tecnológico ha incrementado la automatización, y la mano de obra se ha reducido”, aseguró. Esta transformación ahora requiere de nuevos profesionales, no sólo enfocados a ser ingenieros o diseñadores, sino, nuevos ciudadanos que encuentren soluciones para este mundo.

¿Y qué estamos haciendo por los millenials?

El investigador del Tec de Monterrey explicó que desde 1943 la institución tiene un modelo educativo ha evolucionado para educar conforme a las necesidades que tiene el país, la industria y los propios egresados.

“Tenemos que sacar a los alumnos del salón de clases, afuera es donde están sucediendo las cosas. Las empresas, industrias, ONGs, y en la sociedad, son el sitio donde de se tiene que actuar”.

Para lograr esta nueva forma de educar, el Tec diseñó un modelo educativo que está basado en retos. “Los alumnos trabajan en un ambiente integral, donde colaboran estudiantes de todas la áreas para llegar a soluciones factibles, viables y deseables.

“Nos interesa el desarrollo de las competencias del alumnos, en donde la unidad tradicional que eran las materias se transforman en retos, mismos que vienen de las empresas y las industrias, y a las que en el ambiente profesional se van a enfrentar”, dijo.

Además, existen un sinfín de tecnologías “pero hay que saber cuáles nos sirven y cuáles no”, para eso las instituciones educativas como las universidades tienen que hacer un balance real del avance tecnológico y sumarlo a sus modelos de educación, como robótica, telepresencia, o plataformas de cursos masivos en línea llamados MOOCs.

“Podemos educar a cirujanos con modelos virtuales a distancia, o podemos tener teclados virtuales para hacer pruebas en laboratorio”. Estas nuevas herramientas, usadas en el Tec permiten capacitar a ingenieros y médicos sin la necesidad de estar en laboratorio o en una sala de cirugías, lo que amplía la capacidad de aprendizaje y la interacción con alumnos de otras áreas.

El profesor del Tec, habló de la necesidad de tener una educación integral, donde el campo de especialidad debe ser más amplio para realmente impactar en el mundo. “Debo de conocer de arte, de cultura, de innovación. Sigo siendo un especialistas en mi campo, pero debo de tener elementos de otras áreas, necesitamos nuevos Da Vincis”.

También te puede interesar: La nueva generación. 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!