El secreto del éxito de Lupita González

Te contamos cómo la marchista mexicana se llevó la medalla de plata en Río 2016.

Notimex

La mexicana María Guadalupe “Lupita” González consiguió la segunda medalla para México, pues se colgó la de plata en la prueba de marcha de 20 kilómetros en los Juegos Olímpicos Río 2016.

Pero, cómo fue que María Guadalupe logró esta presea. La Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF por sus siglas en inglés), explica en su sitio web que la técnica de marcha permite a los atletas conseguir una elevada cadencia de paso, hasta alcanzar incluso los 240 pasos por minuto. Los marchistas de élite pasan años perfeccionando el estilo, pero incluso si no se quiere competir, el hecho de adoptar algunos elementos distintivos de una correcta técnica de marcha les permite conseguir una mayor eficacia.

¿Qué hace a un gran marchista? Esencialmente sus movimientos. Los buenos marchistas doblan sus codos en ángulos de 90 grados, lo que acorta la acción de péndulo del brazo, permitiendo así moverlo más rápidamente, asegura Dave McGovern de Ultrawalkin.

En cuanto a los pies se refieren, los marchistas se propulsan hacia delante con los pies mucho más de lo que lo hacen los simples caminantes. El hecho de empujar con los dedos de los pies al despegar el talón nos ayuda a iniciar el avance de la rodilla. Y justo como los codos, si las rodillas se doblan hasta los 90º, la pierna se ‘conduce’ hacia delante a mayor velocidad.

60819092. Río de Janeiro, 19 Ago 2016 (Notimex- Especial).- La mexicana María Guadalupe González consiguió la segunda medalla para México, pues se colgó la de plata en la prueba de marcha de 20 kilómetros en los Juegos Olímpicos Río 2016. NOTIMEX/FOTO/JOSÉ PAZOS/JPF/SPO/ACE/RIO16/MEX
Notimex
Anuncio

Sin embargo, a pesar de la técnica, existen una serie de ojos humanos siempre detrás de los pies de los atletas: los jueces.

También puedes leer: El salto de Simone Biles desafía a la física

En los Juegos Olímpicos, donde algunos deportes se transmiten en Japón en 8K, (16 veces más píxeles de detalle que una pantalla de televisión de alta definición), y donde las cámaras existen, aún dependen de la decisión de la vista humana.

Un estudio realizado entre 2,013 jueces encontró que sólo lograron identificar 57% de las fallas realizadas durante las competencia. En cuanto al número de jueces, tiene que haber entre un mínimo de seis y hasta un máximo de nueve.

El reglamento establece que los jueces de marcha deben de notificar a los atletas que por su forma de marchar corren el riesgo de cometer un falta. Para ello, utilizan discos amarillos con el símbolo de la posible infracción, explica Economist.

Por ejemplo, el ganador de la prueba de 20 kilómetros varonil, celebrada el pasado 12 de agosto, Zhen Wang fue advertido dos veces por los jueces por perder el contacto con el suelo. Una tercera advertencia lo habría descalificado de la carrera.

Otros atletas no fueron tan ofortunados como Zhen Wang. En la misma carrera, seis de los 74 competidores fueron descalificados, que fueron advertidos durante la carrera por no tener un pie en el suelo. “El ojo humano no puede procesar una imagen que pasa por delante de él más rápido que 0,06 segundos”, asegura un grupo de investigadores de la Universidad de Sydney, que investigan la detección de irregularidades de la marcha.

También lee: Michael Phelps se despide ‘bañado’ en oro

Aún así, a nadie le parece bien tener un tramposo, desde que el Comité Olímpico Internacional (COI) ha sido criticado por su incapacidad de reprimir a los atletas positivos en doping. Sin embargo, el movimiento de un pie humano no está más allá de los recursos de la tecnología que no tenga un ojo.

A primera vista, una solución factible sería la tecnología en video. Sin embargo, no es tan sencillo. Los diferentes países de todo el mundo utilizan diferentes formatos de video para grabar un diferente número de cuadros por segundo, asegura Brian Hanley, profesor de biomecánica del deporte en la Universidad Metropolitana de Leeds.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!