El secreto que esconden los botones del elevador
iStock

Seguro te ha pasado. Se te hace tarde para llegar a una clase o para asistir a junta de trabajo y sientes que el elevador del lugar en el que te encuentras avanza más lento que nunca.

Cuando por fin logras subir en él, te urge que empiece a moverse, ya que unos cuantos segundos pueden hacer la diferencia. Entonces empiezas a apretar el mando “cerrar puertas” una y otra vez con la esperanza de que esto acelere el asesor.

En ese momento descubres la verdad: este botón no funciona como los demás. ¿Sabes por qué?

Tras promulgación de la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades en 1990, se estableció que las puertas de los elevadores deben de permanecer abiertas tiempo suficiente como para que cualquier persona con muletas, bastón o silla de ruedas pueda abordar.

Esto no significa que el mando “cerrar puertas” sea inútil en todos los asesores —aunque puede ser así, especialmente en aquellos que se encuentran dentro del territorio estadounidense—, sino que su tiempo de respuesta no es tan inmediato como el de su contraparte, “abrir puertas”.

Siendo así, puedes preguntarte, ¿porque los fabricantes de ascensores no, simplemente, eliminaron esta opción? La respuesta es que este botón tiene una función ‘secreta’ muy importante: calmar los nervios de los ansiosos.

De acuerdo con el sitio web del diario The New York Times, este y otros mandos que utilizamos todos los días son más un placebo para calmar el estrés que una herramienta de verdadera utilidad, lo que incluye los botones que se encuentran en las señales de paso de peatones.

John Kounios, profesor de psicología de la Universidad Drexel de Filadelfia, dijo a New York Times que la “mentira blanca” del cierre de la puertas es inofensivo, ya que nos da una breve ilusión de control.

“La percepción de falta de control se asocia con la depresión, por lo que quizás esto es ligeramente terapéutico”, comentó. Además, “saber que estos mandos en realidad no funcionan, no impedirá que la gente lo siga intentando y, a fin de cuentas, el cierre de puertas llega en algún momento”.

Después de leer esto, ¿seguirás apretando estos botones?

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre