Tecnológico de Monterrey

El procedimiento combina la bioinformática con la radiología para formar una herramienta que identifique a las pacientes con mayor riesgo de padecer esta enfermedad, dice el doctor Víctor Treviño, líder del Grupo de Enfoque en Bioinformática y Dispositivos Médicos.

Lo que se propone es fusionar la información molecular de una paciente con el procesamiento de imágenes. “Para ello empleamos un modelo matemático que arroja algoritmos más precisos, y de esta forma se puede detectar dentro de una imagen en dónde hay más probabilidad de que ocurran las alteraciones celulares”, dice el investigador.

Generalmente, explica, el diagnóstico del cáncer de mama se hace empleando solamente la radiología. Por ello, la idea de aplicar la bioinformática tiene la finalidad de apoyar al radiólogo en la toma de decisiones al momento de hacer un diagnóstico.

En México, el cáncer de mama es la segunda causa de mortalidad en mujeres. Cada año fallecen más de 3 mil 500 mexicanas de esta enfermedad.

Anuncio