Especial

¿Representa un peligro para la humanidad la inteligencia artificial? Los millonarios de Silicon Valley Elon Musk, CEO de SpaceX y Tesla; y Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, tienen opiniones totalmente opuestas, tal y como demuestran sus debates en las redes sociales.

A mediados de julio, Musk contó en una conferencia ante los gobernadores de Estados Unidos que “la inteligencia artificial es el principal riesgo que corre nuestra civilización”, añadiendo que “la gente debería estar muy preocupada”.

El empresario defendió la creación de una “regulación” preventiva sobre este tema y citó algunos peligros como “robots matando a gente por la calle” o “desencadenando guerras manipulando la información”.

Puedes leer: Musk quiere conectar tu cerebro a una computadora

Anuncio

Al ser preguntado por un internauta, Zuckerberg consideró sin embargo que los comentarios de Musk son “irresponsables”.

“Soy optimista” sobre esta cuestión, añadió. “En los próximos cinco o diez años la inteligencia artificial permitirá aportar mejoras a nuestras vidas”, explicó.

Musk reaccionó mordazmente el lunes por la noche a las afirmaciones de Zuckerberg: “Su comprensión del tema es limitada”, escribió en Twitter.

Este debate se da cuando los gigantes de Silicon Valley están invirtiendo masivamente en inteligencia artificial, incluidas las empresas de Musk y Zuckerberg.

Facebook usa normalmente este tipo de herramienta para evaluar los contenidos problemáticos de la red social y trabaja con ingenieros especializados en dicha disciplina para desarrollar proyectos futuristas, como la comunicación por el pensamiento.

Te interesa: Mark Zuckerberg quiere una casa como la de Iron Man

No es la primera vez que Musk manifiesta sus dudas sobre la inteligencia artificial por miedo a que se vuelva contra los humanos. También ha participado en la creación de un centro de investigación para desarrollar una inteligencia artificial “humana”.

A finales de marzo anunció la fundación de una nueva sociedad llamada Neuralink, dedicada a la interfaz cerebro-computadora.