Foto: Vannesa Nieves

Por: Jansel Jiménez Bulle

Como agua de manantial que brota entre grietas, el talento de Georgina Chávez se ha abierto paso en el mundo del emprendimiento. Ella es la creadora de originalísimas ilustraciones de muñequitas, de ojos grandes y oblicuos, que lucen ropa de moda de grandes firmas -Dior y Dolce & Gabbana-. En línea ha vendido sus obras a lugares tan lejanos como Arabia Saudita y China.

Ella es egresada del Tecnológico de Monterrey, Campus Chihuahua, de la licenciatura en diseño industrial (LDI’13). “Me terminó gustando mucho mi carrera, ahorita no la ejerzo, pero gracias a ella llegué a lo que ahora hago”, expresa Chávez. Y es que su peculiar fusión entre diseño de modas e ilustración fue resultado del enfoque emprendedor e innovador que asimiló en sus estudios.

También lee: Una habitación, 60 minutos para escapar del cautiverio

Desde 2013 ha mostrado al mundo sus creaciones por medio de la página Etsy, y en 2015 alcanzó ventas por más de 2,000 dólares. Sin embargo, su empresa la comenzó modestamente. “Pensaba en cómo comercializar mis ilustraciones y me preguntaba: ¿hago playeras, tasas… o qué hago? Entonces una vez imprimí mis ilustraciones en papel bonito con una placa de laca y me puse en un bazar en Chihuahua. Se vendieron muy bien. La gente las compraba para enmarcarlas”, expresa la EXATEC.

Aunque su trabajo refleja creatividad y una estética pictórica propia, Georgina no se siente artista. “Yo me considero ilustradora, nada más. Los artistas buscan transmitir un sentimiento y yo sólo busco ilustrar. La verdad a mí nada más me gusta dibujar cosas bonitas, es lo que me gusta”, dice Chávez, quien ha cerrado las bocas de algunos conocidos que, antes de iniciar su proyecto, le decían que era imposible armonizar la ilustración y el diseño de modas.

El ambiente del Tec y su admiración a grandes creadoras constituyeron una suerte de catalizador de todo su potencial creativo. “Muchos maestros me inspiraron y mi director de carrera, Sergio Sosa, exigió un chorro de nosotros, eso me hizo dar el plus en todos mis proyectos que hago con clientes. Mis influencias han sido Pippa McManus: con ella me di cuenta que podía ilustrar moda. Y de pintura me gusta Leonora Carrington y Remedios Varo, tengo una ilustración inspirada en ella”.

Te interesa: Arte mexicano da la vuelta al mundo a través de Arttitude

De momento, Georgina está concentrada en la venta online de sus ilustraciones y tangencialmente en un proyecto nuevo: confección de vestidos exclusivos de noche, por pedido. Sin embargo, no hace planes estructurados para el futuro lejano. Ella prefiere estar muy atenta y aprovechar las coyunturas que la misma vida coloca diariamente en su camino.

“Algo que me ha funcionado es no tener un plan a largo plazo: lograr algo específicamente para cuando tenga 30 años, por ejemplo. Me he ido por donde me han llevado las oportunidades y la suerte. A lo mejor voy a exponer en Corea del Sur el próximo año, y así van surgiendo oportunidades. No tengo un plan de estar en un lugar dentro de 5 años”, dice la joven.

De apenas 26 años de edad, Georgina ya cuenta con un currículum robusto. Ha colaborado como ilustradora en Canal Once, Schneider Electric y, además, Valentino, marca para la cual creó las ilustraciones de una colección de ropa.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!