Grundfos

En África prueban ‘cajero automático’ que vende agua

El nuevo sistema permitirá reinvertir recursos en infraestructura hidráulica; AQTap está a prueba en Kenia, Uganda, Tailandia y Nigeria

Cuando la empresa danesa Grundfos comenzó a idear la mejor forma para distribuir agua en Nairobi y Kenia, se dieron cuenta que el acceso a agua potable no era el problema. En la mayoría de las comunidades, la gente acudía a una toma central y pagaba una cantidad por tener acceso a agua subterránea disponible y bebible.

El verdadero punto era lograr que el dinero recolectado se invirtiera en procesos para purificar el agua. “La persona que abría y cerraba la llave lo hace por un precio” dice Jesper Ravn Lorenazen, de Grundfos “y su motivación para usar el dinero en agua es limitada”.

Para resolver el problema del reparto de agua al tiempo de generar ingresos para las comunidades, la empresa diseñó AQTap, una máquina que funciona como cualquier cajero automático: los usuarios obtienen una tarjeta de agua donde pueden sumar puntos, ya sea adquiriéndolos con un vendedor o a través de una recarga telefónica.

 

Cuando pasan la tarjeta en la máquina, una sencilla interfaz les permitirá elegir la cantidad de agua que necesitan y deducirlo de sus puntos. Una llave bajo la pantalla da la cantidad de agua elegida.

De esa forma, dice Lorenazen, “el dinero que invierten puede recolectarse y reinvertirse en el suministro de agua. Al mismo tiempo el gobierno local recibe un incentivo para mantenerlo en operación porque, sin el servicio del agua, no hay ingresos”

El programa está aún en periodo de prueba en Kenia, Uganda, Tailandia y Nigeria. En los barrios de Nairobi, donde la empresa ha trabajado con el gobierno local para colocar cuatro máquinas, los habitantes pagan 20 centavos de dólar por 20 litros de agua.

Las máquinas AQTap tienen la misma apariencia de un cajero automático: una carcasa de metal y una interfaz táctil. “El diseño físico se caracteriza por lo robusto, sabemos que es un ambiente rudo” dice Lorenazen. Una gota de agua azul indica dónde debe deslizarse la tarjeta lo que la hace muy intuitiva para los usuarios que nunca han utilizado un cajero automático.

Además de recolectar los ingresos, las máquinas también recopilan información sobre la frecuencia del uso y cuanto dinero se gasta. “La mayoría de los proyectos de agua en África están fondeados por programas de desarrollo o por ONG y deben poder documentar el impacto y el efecto en las naciones en desarrollo. Las máquinas aseguran que tendremos esa información para que los inversores vean esos documentos” dice Lorenazen.