iStock

Por: Jansel Jiménez

“Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre”, expresó Lord Kelvin, científico británico, cuyo apellido designa los grados en la escala absoluta de temperatura.

La educación, como la temperatura, tiene un instrumento de medición. Es la prueba PISA, que mide la calidad del conocimiento que los alumnos han adquirido al finalizar la secundaria.

“Se trata de un proyecto de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), cuyo objetivo es evaluar la formación de los alumnos cuando llegan al final de la etapa de enseñanza obligatoria, hacia los 15 años”, expresa la Organización en un comunicado.

También lee: Tecnología y juegos: los mejores aliados del aprendizaje

El instrumento de evaluación cuyo nombre corresponde con las siglas en inglés de Programme for International Student Assessment, esto es, Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos, desde el año 2000 ha sido aplicado cada tres años en México y en los otros países miembros de la Organización.

“La evaluación cubre las áreas de lectura, matemáticas y competencia científica. El énfasis de la evaluación está puesto en el dominio de los procesos, el entendimiento de los conceptos y la habilidad de actuar o funcionar en varias situaciones dentro de cada dominio”, comparte la OCDE.

PISA precisa de muestras representativas de entre 4,500 y 10 mil estudiantes por país, con las cuales cada nación puede hacer un diagnóstico de la habilidad de sus jóvenes para asimilar y aplicar el conocimiento.

Te puede interesar: Estas son las cinco tendencias del futuro de la educación

Para resolver una evaluación PISA no hace falta más que papel y lápiz, y cada estudiante dispone de 120 minutos para responderla. “Cada examen es una combinación de preguntas directas con una única respuesta correcta (preguntas que sólo admiten algunas palabras o algunas frases breves por respuesta, o que ofrecen múltiples opciones para que el alumno marque alguna o algunas), y preguntas que requieren que los estudiantes elaboren sus propias respuestas”, precisa la OCDE.

¿Cómo le ha ido a México?

En los últimos resultados de PISA, de 2015, México se ubica por debajo de resultados promedio obtenidos por los países de la OCDE, en los tres rubros considerados. En lectura, el país obtuvo 423 puntos, por debajo de Costa Rica y Chile que consiguieron 427 y 459 puntos, respectivamente; en matemáticas alcanzó 408 puntos, por debajo de Uruguay y España con 418 y 486 puntos, respectivamente; mientras que en competencia científica tuvo una calificación de 416 puntos, por debajo de Costa Rica y Chile con puntajes de 420 y 447, respectivamente.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre