Encélado, una de las lunas de Saturno, puede albergar vida

Este descubrimiento apunta a la posibilidad de que existan organismos vivos fuera de nuestro planeta.

NASA

La vida de la sonda Cassini de la agencia espacial estadounidense, la NASA, está a apenas unos meses de terminar, cuando se desintegre en la fría y densa atmósfera de Saturno.

Su destrucción pondrá punto final a un viaje de casi dos décadas que ha permitido a los expertos explorar Saturno, sus anillos y la superficie de Encélado, la sexta luna más grande de este planeta, la cual esconde en su interior un océano de agua líquida rico en moléculas orgánicas.

Pero antes de agotar sus reservas de combustible y de apagarse para siempre, Cassini dio una última sorpresa a los especialistas: la sonda permitió confirmar —tras las observaciones que realizó en 2015 que apuntaron en el mismo sentido— que este satélite natural cuenta con algunas de las condiciones necesarias para albergar vida.

De acuerdo con un estudio publicado este 13 de abril en la revista especializada Science, esta luna, muy parecida al planeta ficticio cubierto de hielo llamado Hoth que aparece en Star Wars, tiene presencia de dos gases: dióxido de carbono e hidrógeno molecular.

Entérate de más en: Los planetas de Star Wars son más reales de lo que crees

Ello sugiere que este satélite alberga unas reacciones hidrotermales y un desequilibrio químico que podrían permitir la existencia de formas de vida simples.

“Este estudio aporta la evidencia más sólida hasta el momento de un procesamiento hidrotermal de las rocas por parte del agua líquida en el interior de Encélado” , explicó a ABC Hunter Waite, primer autor de este trabajo e investigador del Soutwest Research Institute (SwRI) de Estados Unidos.

“Nuestro trabajo también muestra que este océano es energéticamente habitable, lo que quiere decir que tiene la suficiente energía química como para soportar vida similar a algunos microbios que hay en la Tierra”, agregó.

Encélado, una de las lunas de Saturno, puede albergar vida
NASA

Encélado es un satélite de Saturno que mide 500 kilómetros de diámetro y que está cubierto por una corteza helada de entre 30 y 40 kilómetros de grosor. Su superficie es tan tranquila como fría, sin embargo, su interior parece ser muy activo.

En 2005 la NASA descubrió que en el hemisferio sur de este cuerpo se forma una nube de hielo a causa de la presencia de varios géiseres que expulsan materiales desde dentro de la luna. Análisis posteriores convirtieron a esta esfera de hielo en un posible lugar con vida fuera de nuestro planeta, tras hallar un océano subterráneo con ayuda de Cassini.

Sus aguas son también hogar de moléculas orgánicas y amoníaco en disolución, además de que aportan hidrógeno y dióxido de carbono.

Por si fuera poco, los expertos concluyeron que la potente gravedad de Saturno genera calor en las entrañas de Encélado, otro ingrediente clave para la aparición de vida, aunque la presencia de microorganismos en este satélite aún no ha sido confirmada.

“Todavía no podemos concluir que Encélado alberga seres vivos, y es difícil hacer predicciones porque no sabemos si el origen de la vida es inevitable o algo que ocurre una vez en el Universo”, dijo Waite. “Pero esto es precisamente lo que nos motiva a explorar más”.

También puedes leer: Así será ‘el gran final’ de la nave Cassini

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!