¿Es bueno que te
iStock

Para muchas personas sus mascotas significan más que eso, son casi parte de su familia. Juegan, comen, se acuestan con ellas como un miembro más. El afecto y cariño entre el animal y el dueño puede resultar en un ‘beso‘ o lengüetazo. Pero…¿es correcto que dejemos que lo hagan nuestras mascotas?

Los perros y gatos andan de un lado a otro, oliendo todo tipo de cosa en incontables lugares. “Los perros pasan la mitad de su vida colocando la nariz en esquinas asquerosas u oliendo las heces de otros perros así que sus hocicos están llenos de bacteria, virus y gérmenes de todo tipo”, dice John Oxford, profesor emérito de virología y bacteriología de la Universidad Queen Mary de Londres, en un artículo en el blog “The Hippocratic Post”.

¿Y qué hay de la saliva de nuestros animales? ¿Qué bacterias habitan en su hocico? La mayoría de las enfermedades infecciosas que afectan a los perros y gatos no afectan a los humanos, y viceversa, pero hay algunas que sí como las llamadas enfermedades zoonóticas: salmonella, clostridium, E. coli y campylobacter. Esto ocurre cuando se entra en contacto  directo con la saliva y heces del animal enfermo.

Las enfermedades 

Se cree que casi la mitad de los perros mascotas tienen una infección de campilobacteriosis, muchos de ellos sin presentar síntomas. Y un perro infectado con salmonellosis o campilobacteriosis puede transmitir la bacteria a su dueño por contacto de saliva o las heces.

“Los humanos pueden contraer esta enfermedad si no ponen en práctica una higiene apropiada después de estar en contacto con un animal infectado”, dice el profesor Oxford.

Hay otras bacterias que pueden transmitirse tanto del perro a su dueño como del dueño a su mascota, como la E. coli, una infección grave que incluye diarrea vómito y deshidratación.

Los perros y gatos también pueden transmitir infecciones fúngicas, como la dermatofitosis (comúnmente llamada tiña), aunque esta no se transmite por la saliva sino al tocar una superficie que ha estado en contacto con la infección.

Y nuestras queridas mascotas también pueden propagar parásitos como el ascaris, cuando un humano accidentalmente se traga los huevos de este gusano.

Recomendaciones

La recomendación de los expertos es que la gente con sistemas inmunes debilitados, como aquellos que se han sometido a tratamientos de quimioterapia o personas con VIH, eviten tener contacto con la saliva de sus mascotas.

Para el resto de la gente, tal como asegura el doctor Clark Fobian, expresidente de la Asociación Estadounidense de Medicina Veterinaria, “basta tener una conciencia sana de lo que está en la boca de nuestras mascotas”.

Con información de BBC.COM

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre