PolyPEDAL Lab/University of California at Berkeley

Washington, Estados Unidos (AFP) A pesar de tratarse de las criaturas más resistentes del planeta, tienen una mala reputación. Nos referimos a las cucarachas, insectos que a la mayoría de las personas pueden parecerles desagradables pero que, para un equipo de científicos estadounidenses, son más bien una inspiración.

“Lo más impresionante de estos animales es su capacidad de correr rápidamente en un espacio de, por ejemplo, sólo 0,8 centímetros, reorientando por completo sus patas a un lado de su cuerpo”, explicó Kaushik Jayaram, investigador de la Universidad de Harvard y uno de los principales autores de un estudio sobre cucarachas robot, publicado por los Registros de la Academia de Ciencias de Estados Unidos (PNAS).

Estos insectos, que miden alrededor de 3,7 cm de altura, pueden disminuir las dimensiones de su cuerpo cuando se desplazan hasta un cuarto de centímetro, agregó el experto, quien dijo haber recurrido a cámaras ultra-rápidas para observarlos.

Los científicos notaron también que estas criaturas pueden soportar una fuerza equivalente a 900 veces su peso sin sufrir heridas.

Anuncio

Con toda esta información en mente, el grupo ideó un pequeño androide, simple y de bajo costo que cabe en la palma de una mano. El aparato puede desplegar sus patas cuando es aplastado y protegerlas con una capa de plástico tan sólida y lisa como las alas que recubren la espalda de las cucarachas.

Su nombre es CRAM (Compressible Robot with Articulated Mechanisms), y es capaz de filtrarse a través de fisuras y correr en espacios dos veces más bajos que su altura.

El insecto rescatista

“En caso de sismo, los socorristas necesitan saber si los escombros son estables y seguros pero, los robots que hoy se emplean no pueden colarse bajo los escombros”, destacó Robert Full, profesor de biología en la Universidad de California, en Berkeley.

“Si hubiera gran número de fisuras y de conductos se puede pensar en enviar a un grupo de estos robo-insectos para localizar sobrevivientes y los puntos de entrada seguros para los socorristas”, agregó.

Por ahora, CRAM es sólo un prototipo pero demuestra la viabilidad de construir androides más eficaces inspirados en insectos dotados de exoesqueletos.

“Estos animales son los más capaces de sobrevivir, ya que pueden acceder prácticamente a cualquier lugar, por ello debemos tomar su ejemplo para fabricar aparatos que reproduzcan sus facultades”, dijo.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!