iStock

Por Janeth Robles

Curioso. Así se describe Luis Flavio Siller, porque siempre tiene preguntas y uno de sus pasatiempos es aprender algo nuevo. Estas cualidades lo han llevado, a sus 27 años, a crear la compañía Genius Foods, junto con Enrique González. Esta empresa se encarga de aprovechar una parte de las 1,300 millones de toneladas, aproximadamente, de residuos orgánicos que se desperdician en el mundo, para elaborar un polvo que mejora los alimentos procesados.

Lee: Ecoplaso, la startup que transforma desechos en accesorios

¿Cómo surge Genius Foods?

Nace de un concurso que ganamos en 2013 llamado Nanotech Biotech y que fue organizado en Nuevo León. Presentamos un proyecto con una parte nutricional; además, nos enfocamos en aprovechar los residuos orgánicos para darles una nueva revalorización y poderlos introducir al mercado. En 2014 participamos en una incubadora aceleradora y durante 2015 entramos en varios concursos que fuimos ganando y que nos inyectaron capital y también esperanza.

¿Qué comercializa y a quiénes va dirigido el producto?

Manejamos un solo producto. De la cáscara y semilla del mango conseguimos una harina fina con tonalidades entre amarillo claro y beige que contiene fibras, proteínas y minerales. Va dirigido al mercado de panificación, horneados y a la industria de la tortilla; ayuda a que su producto se conserve por más tiempo, mejore su sabor y se reduzcan costos de producción, porque ayuda a disminuir el uso de ciertos ingredientes como la mantequilla y el huevo.

Foto: Juan Rodrigo Llaguno

¿A qué se han enfrentado como compañía?

Nos dimos cuenta de que, al principio, no estábamos contribuyendo de manera sustentable al ambiente: hacíamos un polvo para alimentos que no servía para nada. Incluso tuvimos que cambiar el nombre de la empresa –se llamaba Eat Limmo– porque no reflejaba lo que hacíamos y era difícil de pronunciar en México y Estados Unidos.

¿Qué planes tienes a futuro?

Estamos trabajando con vegetales y frutas, para lanzar más productos al mercado. Queremos crecer como empresa y solucionar dos problemas: reducir los residuos orgánicos que presenta un problema enorme para México y ver un cambio en la alimentación, no sólo en este país sino en todo el mundo.

Luis Flavio Siller Rodríguez estudió Ingeniería en Biotecnología (IBT’12) en el Tec de Monterrey, Campus Monterrey. Es catedrático de la misma institución.

Por si no lo viste: Café, coco, maíz y otros residuos para generar energía limpia

(Nota del editor: Este reportaje se publicó en la Edición No. 2 noviembre/diciembre de 2015 de la revista Tec Review) 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre