Bimetal Creations

Flores de metal imitan el comportamiento de las naturales

Un ingeniero aeroespacial las diseñó con el mismo principio de los termostatos; busca financiamiento para producirlas a gran escala

Es un espectáculo que la naturaleza te ofrece todos los días: flores que abren sus pétalos en las primeras horas del día para aprovechar la luz solar y al anochecer vuelven a cerrarse hasta el siguiente amanecer.

Ahora imagina lo mismo, pero con flores de metal.

Esa es la propuesta de Greg Mathy, un ingeniero aeroespacial, que se autodescribe como nerd apasionado por entender el funcionamiento de las cosas.

El prototipo de la flor metálica que se mueve de forma natural surgió hace cuatro años, con motivo del cumpleaños de su madre. Desde entonces ha mejorado el diseño para que sea más resistente. Ahora busca financiamiento en la plataforma Kickstarter para incrementar su producción.

Las flores de Mathy reaccionan a los cambios en la temperatura; esto quiere decir que no requieren pilas, motores ni paneles solares. El secreto de su movimiento es muy elemental, tanto que lo puedes encontrar en termostatos caseros o termómetros con indicadores de cuadrante: una bobina bimetálica.

Estas bobinas, que se deforman con el incremento del calor, están colocadas en el tallo de la flor. Así, al subir la temperatura, los pétalos se abren; cuando desciende, estos se cierran.

Eso no significa que Ruth, Mabel, Henrietta y Ethel, los modelos disponibles, sólo puedan colocarse al aire libre. También funcionan en el interior de un departamento o casa si las colocas cerca de una ventana.

Las flores metálicas tienen un promedio de vida de cuatro años y no necesitas regarlas.

Foto: Bimetal Creations