Ilustración: Peter Allen/Harvard SEAS

Científicos de Harvard acaban de fabricar un chip de metamaterial capaz de transmitir luz (y datos) con mayor velocidad.

¿Más rápido que la luz misma? Sí. Lo que no representa una contradicción con la teoría de la relatividad de Einstein, de acuerdo con Eric Mazur, profesor de física y física aplicada que encabezó al equipo de trabajo.

‘A la luz no le gusta ser manipulada pero este  metamaterial permite hacerlo de un chip a otro: apretarlo, doblarlo, reducir su diámetro de metaescala a nanoescala”, dice Mazur.

De acuerdo con el reporte publicado en Nature Photonics la luz tiene otra velocidad, que se mide de acuerdo con la rapidez que se desplaza la cresta de una onda. A eso se le llama velocidad fase. Y esta puede variar según el material por el que se desplaza.

Cuando las crestas de la onda se alentar en un material, esa velocidad se expresa como índice de refracción. Entre más alto sea, mayor la cantidad de material que interfiere con la propagación de la luz. Al reducirse a cero este índice, dice Mazur, algo interesante sucede.

En material con índice cero no hay fase de avance, lo que significa que la luz no se comporta como una onda en movimiento, viajando en el espacio a través de ondas con crestas y valles. Se crea una fase constante, donde todo es crestas o todo es valles, y se expande en ondas infinitamente largas. Las crestas y los valles oscilan como variable de tiempo, no de espacio.

Es entonces que puede manipularse la luz sin perder energía.  El metamaterial del chip se fabrica con un elementos de índice cero, en este caso matrices de polímero y silicón con una capa de oro, que puede interactuar con otros chips o componentes fotónicos estándar.

El chip, dice Mazur, abre la puerta para explorar la física del índice cero y sus aplicaciones en óptica integrada y cómputo cuántico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre