iStock

Ante la depreciación de las monedas latinoamericanas frente al dólar estadounidense, los cursos de inglés con profesores nativos han elevado sus costos. En este contexto ha surgido Cambly Group, un sistema de enseñanza de inglés grupal y en línea.

“Encontramos una inquietud respecto al precio, entonces empezamos a trabajar respecto a esto y vimos que no era un fenómeno único de México, sino también de otros países de América Latina como Colombia, Perú y Chile”, explicó Karen Acosta, vocera de Cambly en Latinoamérica.

Los precios de Cambly van desde los 15 dólares hasta los 300 dólares al mes pero ahora, de acuerdo con Acosta, se ofrece una opción grupal de tres estudiantes máximo con un precio 40% más bajo para hacer más accesible y económico el servicio educativo.

“En Cambly Group las clases tienen un precio desde los 9 dólares al mes, lo que un estudiante se gasta en una hamburguesa. Les estamos brindando a las personas acceso a un tutor nativo que les pueda ayudar a mejorar su nivel de inglés y pasar al siguiente stage“, dijo Karen Acosta.

La misión de la nueva herramienta es brindar mayor acceso a nivel mundial a cursos de inglés de todos los niveles, desde principiantes hasta expertos. “No puede ser que el dinero sea un problema para que las personas accedan a educación de inglés de buen nivel”, afirmó Acosta.

Más de 80,000 estudiantes mensuales registra en promedio Cambly en México. No obstante, este número varía según la época del año. La vocera aclaró que, por ejemplo, en periodo de vacaciones escolares, se observa un decremento en la cantidad de personas inscritas.

Es importante resaltar que Cambly, en ninguna de sus versiones, ofrece un curso formal de inglés, según un plan de estudios. Más bien, brinda una oportunidad de practicar la expresión oral del idioma, con la ayuda y las correcciones de un tutor nativo.

“El estudiante puede elegir desde cuatro clases de 15 minutos al mes. De ahí en adelante puede armar el plan que quiera. Además, Cambly ofrece una opción para que los alumnos sepan en qué nivel se encuentran, según el Marco Común Europeo. Y de acuerdo con esto pueden elegir al tutor”, detalló Karen Acosta.

Un giro de 180 grados

Para Karen, saber inglés no es asunto menor, pues ha visto que es factor que desencadena un cambio positivo radical en el desarrollo académico de, por ejemplo, un estudiante que requiere de saber el idioma para obtener una beca de doctorado, o en la trayectoria de un oficinista que, al dominarlo, es ascendido en el escalafón de la empresa.

“Ver el impacto que puede causar el saber o no saber inglés, y el saber cómo cambia la vida de las personas el saber inglés, hace que esto (mi trabajo) sea increíble”, finalizó.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre