iStock

Liventia es una empresa mexicana que se dedica al desarrollo de soluciones a base de microorganismos con aplicaciones para industrias como agricultura, acuicultura, limpieza industrial, biorremediación, petróleo y gas. Te contamos de qué se trata.

La compañía nació en 1991 como una empresa de ingeniería ambiental, “lo que hemos hecho es estudiar distintas cepas de bacterias que recolectamos en diferentes partes del mundo, para entender cuál es su modo de acción en el suelo y en el agua” dijo en entrevista con Tec Review el CEO de Liventia, Carlos Álvarez.

Lee: Bacterias limpian aguas y generan electricidad

Hoy en día, esta empresa ofrece una línea productos para la limpieza y restauración de suelos y aguas, así como de plantas, semillas y frutos, entre otros. El 99% de estos se encuentra disponible en presentación acuosa y el 1% en materia viva, todos ellos creados 100% a base de microorganismos.

Las bacterias que se reúnen para la elaboración de estos líquidos son provenientes principalmente de Estados Unidos, México y Centroamérica. Después, éstas pasan a un laboratorio de microbiología ubicado en San Antonio, Texas, para su examinación, explicó Álvarez.

Te puede interesar: Con bacterias, mexicanos obtienen oro de basura electrónica

“En ese laboratorio las estudiamos, entendemos el modo de acción, su tasa de producción y las interacciones que tienen con otras bacterias. Una vez que tenemos claro eso, vamos seleccionando las mejores cepas. Sabemos que si vienen de medios hostiles como campos contaminados con aceites o pesticidas, van a ser bacterias mucho más resistentes que otras similares en suelos que no están contaminados”.

Después de su estudio, se hace una hipótesis de lo que puede hacer el bicho en el suelo y se realiza una prueba en el mismo laboratorio, esto a través de “un proceso al que llamamos ‘selección natural forzada’ para que la bacteria que se queda en el portafolio de Liventia sea la bacteria con el fitness genético o la expresión genética ideal” señaló el CEO.

Posteriormente, se comienzan a probar formulaciones con distintos niveles de concentración del microorganismo hasta llegar al producto comercial por medio de procesos de biofermentación o fermentación semi industrial. Hoy en día son 37 fórmulas las que se ofrecen al mercado.

Los sectores más beneficiados con estos productos, hasta ahora, son el de la agricultura y la acuicultura, afirmó Carlos Álvarez, donde se utilizan bacterias como pseudomonas aeromonas, citrobacterias, bacillus.  La combinación de éstas depende del producto que se vaya a elaborar.

Cortesía de Carlos Álvarez
Cortesía de Carlos Álvarez

“Estamos retomando la aplicación de esos microorganismos que han estado ahí por millones de años para definir soluciones, para devolverle a la naturaleza su capacidad de producir  alimentos, de tener suelos fértiles, agua limpia, ecosistemas balanceados para permitir la vida de nosotros y de otras especies”, resaltó el ingeniero industrial egresado del Tec de Monterrey, Campus Ciudad de México.

Actualmente, las plantas de la compañía se ubican en San Antonio, Texas y en Culiacán, Sinaloa; con respecto a su presencia comercial se encuentran  Estados Unidos, Trinidad y Tobago, Australia, Colombia y Centroamérica, pronto en Europa, comenzando por España. En México, en Baja California Norte y Sur, Chihuahua, Coahuila, Estado de México, Querétaro, Sonora y Sinaloa, según el CEO.

Entre las metas y objetivos para Carlos Álvarez es que Liventia sea líder internacional en soluciones de bioingeniería. “Lograr que nuestros productos tengan una buena penetración en los segmentos de mercado y ser líderes en las soluciones microbianas en estos segmentos”, finalizó.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!