Generalmente, cuando una persona mayor te cuenta sobre su experiencia al apreciar el cielo, sobre todo en la noche, te menciona cosas que no ves y la reacción común es preguntar “¿por qué yo no lo veo?, o ¿ya no existen?”, Y la respuesta común a ese cuestionamiento es: “Por la contaminación”.

De acuerdo con el Centro de Investigación Alemán de Geociencias GFZ esta aseveración es correcta, sin embargo, no es la contaminación que te imaginas. O la que respiras.

La contaminación lumínica es la alteración de los niveles de iluminación nocturna naturales, causadas por fuentes antropogénicas de luz.

O sea, las radiantes luces de las ciudades que tanto nos gustan.

El Centro de Investigación Alemán de Geociencias GFZ publicó un estudio en la revista Science Advances en el que explica que esta contaminación no sólo no te deja ver las estrellas que veían nuestros abuelos, sino que ¡nos deja sin oscuridad! , la que es necesaria para que nuestros cuerpos produzcan melatonina y así podamos conciliar el sueño.

Es un efecto como este:

Getty Image
Getty Image

De esto nadie nos advertía, más que los científicos, sin embargo, Christopher Kyba, el científico que lideró la realización de este estudio, explicó que el interés por conocer más acerca de este tipo de contaminación y sus efectos está creciendo, prueba de ello es la elaboración de este “Nuevo Atlas Mundial de Brillo Artificial del Cielo Nocturno”, cuyo esfuerzo implicó el trabajo de científicos de todo el mundo.

Los niveles de brillo del cielo en el mapa están indicados así: hasta el 1% por encima de la luz natural en color negro; del 1 a 8% por encima de la luz natural en azul; a partir del 8 hasta el 50% por encima del brillo nocturno natural en verde; del 50% por encima de la luz natural, bajo la cual la Vía Láctea ya no es visible, está señalado en amarillo; en rojo y negro quedan señaladas altas intensidades de luz durante la noche, y la no adaptación natural para los ojos humanos está marcado en blanco.

 

Con información de Science Advances.

 

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre