Cortesía de Edmundo Tello

Con el objetivo de mejorar el estilo de vida de niños que nacieron con alteraciones biológicas en sus manos, Edmundo Tello, alumno del séptimo semestre del Tecnológico de Monterrey, Campus Sonora Norte, fabrica prótesis en impresoras 3D a bajo costo.

En 2015, el estudiante de la carrera de Administración y Estrategia de Negocios conoció a un pequeño de cuatro años de edad. “Humbertito nació con esta condición: los dedos de la mano no se le desarrollan, tiene la pura palma”, situación que lo motivó a emprender con este proyecto, explicó Tello en entrevista con Tec Review.

Lee: Equipo Tec es reconocido por su labor con prótesis de bajo costo

El alumno tuvo la iniciativa de comprar una prótesis al pequeño pero descubrió que los precios eran muy elevados, pues rondaban entre los 30,000 a 50,000 pesos, “era demasiado dinero para ayudar a un sólo niño”.

Anuncio

Edmundo Tello no quitó el dedo del renglón, por lo que decidió investigar qué hacía tan caras las prótesis y cómo hacerlos más asequibles. “Su elevado costo dependía al proceso de fabricación y de los moldes para hacerlos”, dijo.

Cortesía de Edmundo Tello
Cortesía de Edmundo Tello

Tras indagar encontró en la impresión 3D una forma más barata y fácil de crearlas. Proceso que podía realizar en las instalaciones del Tec de Monterrey, lugar donde se contaba con tales impresoras.

El pequeño Humberto fue el primer niño en recibir una de las prótesis fabricadas por Edmundo.

Por si no lo viste: Prótesis inspiradas en videojuegos para aliviar la discapacidad

Ese mismo año participó en INCmty, donde anunció su proyecto y resultó ganador del tercer lugar en la categoría de Emprendimientos Sociales. “Se juntaron casi 30,000 pesos”, montó con el que se comenzó a financiar el proyecto..

También, creó la asociación sin fines de lucro llamada Grupo Mundo Tello. A.C., esto con el fin de recaudar donativos pero, fue hasta el verano de 2016 cuando se comenzaron a fabricar las prótesis.

En las impresoras 3D se hace el armazón. “El esqueleto es lo que se imprime; hay materiales secundarios que después se tienen que agregar, pero en esencia un 90% de la prótesis se imprime”.

El costo de los materiales para una sola prótesis es de aproximadamente 1,200 pesos. En un posible lanzamiento al mercado, el precio de éstas sería de 2,000 a 3,000 pesos, con el fin de reinvertir para el material y así regalar la “mano de obra”.

Cortesía de Edmundo Tello
Cortesía de Edmundo Tello

¿Por qué sólo para niños?

“Siento que lo niños son los que más sufren. La prótesis es funcional, pero a los pequeños los ayuda en su autoestima, a que se sientan bien. El adulto ya entiende, el menor está en desarrollo, puede haber casos de bullying. El niño puede crecer afectado”.

Las hay en color rojo, verde, negro y beige. “Es lo que las hace especiales, se ven como manos de robots. Los niños se sienten bien, como superhéroes, se sienten más seguros”.

Hasta ahora son seis los pequeños que se han beneficiado con estas prótesis. “No nos hemos expandido tanto porque es un primer experimento para ver qué cosas fallan cuando el niño ya la está usando en su vida diaria. Llevamos un proceso y si, después de eso sí son funcionales, ya nos expandiremos”.

“Apenas vamos empezando. La idea es obtener un mayor alcance, un padrón con una lista que lo necesite y evaluarlo, ayudar a más personas”, agregó el estudiante.

Actualizar el diseño, recibir la retroalimentación de las prótesis que se han dado y llegar a un modelo más “comercial”, es lo que se espera de este emprendimiento social, por el cual Edmundo Tello ganó el concurso Sonorenses de 100 y recibió el Premio Estatal de la Juventud Sonora en 2016.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!