NOTIMEX

(Notimex) Aldo Enrique Vargas Moreno, un estudiante mexicano de doctorado en la Universidad de Glasgow, Escocia, busca reducir las oscilaciones de los drones cuando transportan algún tipo de carga mediante el uso de redes neuronales para evitar que se desplomen.

El proyecto consiste en el desarrollo de algoritmos de guiado, navegación y control (GNC), explicó el alumno de la División de Ciencias Aeroespaciales.

“Básicamente se trata de decirle a la aeronave a dónde va a ir, cómo va a ir y cómo moverse. De manera más puntual, busco reducir las oscilaciones cuando un dron transporta carga colgada debajo de él”, dijo Vargas Moreno.

“Imagina que, cuando el aparato tiene una cuerda debajo de él, al final de ésta hay una carga que tiene que transportar, entonces cuando el vehículo se mueve, la carga se encuentra relativamente estable pero, una vez que se detiene, la carga comienza a oscilar, eso provoca inestabilidades muy fuertes en el vehículo”, agregó.

Anuncio

Vargas Moreno mencionó que también desarrolla un dispositivo de control avanzado para poder optimizar los movimientos de la aeronave a la hora de manejar.

El estudiante destacó que con este dispositivo el vehículo no tripulado realizará movimientos específicos que mantendrán estable la carga.

Aldo Enrique realiza metodologías de control mediante el uso de redes neuronales para determinar la siguiente posición de la carga una vez que el dron se detiene.

“Trabajo a partir de redes neuronales porque nos permiten, sin necesidad de modelar la carga, saber la posición que asumirá esta última cuando el vehículo se detenga. Esto nos supone la ventaja de que la carga pueda ser variable en el peso y que la longitud de la cuerda también sea variable”, detalló.

Hasta el momento, el desarrollador sólo ha realizado pruebas experimentales dentro de un laboratorio, por lo que el siguiente paso será llevar a los drones a zonas de desastre para probarlos.

“La parte de la simulación y del modelado ya concluyó, estoy terminando los últimos toques de la parte experimental en el laboratorio y para ello cuento con cuatro o cinco diferentes drones ya listos para los experimentos tanto fuera como dentro del laboratorio”, aseguró.

El último paso del proyecto buscará ampliar las medidas de seguridad para efectuar los vuelos de una mejor manera y así evitar errores que pongan en riesgo la prueba.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!