IPN

(Notimex) – Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon un polvo sazonador picante a base de un ingrediente muy particular: chapulines, el cual, además de dar sabor a los alimentos, tiene alto nivel nutritivo, especialmente de proteína.

“Chilpulín” es el nombre que jóvenes del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 10 “Carlos Vallejo Márquez” dieron a su “chilito en polvo”, un producto para fomentar el consumo del insecto en la dieta diaria, pero de una manera atractiva, sobre todo para quienes no se atreven a comerlo en su forma original.

El sazonador de botanas se diferencia de otros productos comerciales, debido a que tiene un alto valor proteínico de vitaminas y aminoácidos esenciales.

Lee: griYUM!: insectos para combatir el hambre y la obesidad

Rubí Zurisaday Albarado López, Nallely Atzin Sánchez Galán, José Alonso Rojas Vázquez, Ana Hitzel Miranda Terrones, Eduardo Alejandro Cote García, María Fátima Gutiérrez Hernández, Ana Karen Solís Méndez y Laura Godínez Rodríguez, estudiantes del CECyT 10, adquirieron los chapulines más comunes para realizar esta creación.

“Al hacer nuestra investigación, nos encontramos con algunas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que considera la ingesta de insectos con grandes beneficios ambientales, para la salud y el medio social”, apuntaron.

Los estudiantes explicaron que los chapulines proporcionan un alto contenido de proteínas con casi 70% en 100 gramos, ofrecen una mayor cantidad de energía que algunos granos, como soya o trigo. Se digieren con facilidad.  Contienen lisina, aminoácido esencial para el buen funcionamiento del cuerpo; vitaminas A, B1, B12 y C. Además de minerales, como calcio, zinc y magnesio.

Por si no lo viste: Sin insectos no hay paraíso

Los alumnos, con relación al proceso, detallaron que al estar deshidratados, los pulverizaron para obtener un polvo fino que envasaron sin conservadores ni colorantes artificiales para adicionar a jícamas, pepinos, naranjas y otras frutas, así como verduras.

Los jóvenes, que actualmente estudian las carreras técnicas de Diagnóstico y Mejoramiento Ambiental, Metrología y Control de Calidad y Telecomunicaciones, propusieron esta forma de sazonador de botanas en la asignatura de biología, cuando estudiaban las cadenas tróficas.

Bajo la asesoría de los profesores Ana Cristina Castilla Ángeles y Juan Carlos Villeda Laparra, los politécnicos también notaron que el consumo de especies locales, como son los chapulines, puede impulsar la economía mexicana, pues los productores locales tienen la posibilidad de convertirse en proveedores del producto.

TE RECOMENDAMOS:

Combatir la crisis alimentaria del 2050 con insectos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre