Estudiantes del Tec diseñan proyectos para comunidades marginadas

Fabricación de cuero vegetal, generación de energías renovables, producción de artesanías y emprendimiento, entre las ideas de los estudiantes.

Cortesía Portal Informativo Tec de Monterrey

El reto de generar modelos para el impulso de la actividad económica de familias de varias comunidades de Jalisco concluyó con éxito con cinco proyectos generados por alumnos de del Tecnológico de Monterrey de cinco campus de la zona occidente.

Denominado como proyecto social T-People, durante el semestre enero-mayo de 2016 se trabajó en colaboración con el Banco de Alimentos de México (BAMX), luego de detectar que muchas familias beneficiarias del programa de éste último, que consiste en la entrega de una despensa de alimentos de la canasta básica a cambio de un 10% de su valor económico real, no tienen alternativas para desarrollarse y crecer económicamente, por lo que algunas de ellas llevan incluso más de 10 años recibiendo esta ayuda.

Para atacar la problemática estudiantes de distintas disciplinas y sus mentores, en colaboración con las comunidades involucradas: Los Pueblitos, Zapotlanejo, San Antonio Juanacaxtle y San Cristóbal de la Barranca, diseñaron distintos modelos de negocio adaptados a sus necesidades y potencial con las características detectadas a lo largo del proceso.

T-People forma parte de la Design Thinking Initiative del Tecnológico de Monterrey, la cual busca desarrollar habilidades y competencias para la innovación guiada por pensamiento basado en el diseño. El eje central de este proyecto, que dura un semestre es el trabajo multidisciplinario, es una forma de colaboración de alto nivel propia para el abordaje de proyectos complejos como lo son: equidad, sostenibilidad y otros retos de sentido humano.

Se trabajó en equipos integrados por alumnos de los campus León, Guadalajara, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora Norte de la Rectoría de la Zona Occidente (RZO), quienes presentaron los proyectos en las instalaciones del Campus Guadalajara en un evento que contó con la asistencia de profesores y directivos, además del consejo evaluador, conformado por los mentores de cada equipo, representantes del BAMX e invitados.

Durante la presentación, se evaluaron aspectos como la factibilidad, viabilidad económica y capacidad de ser replicado en otras comunidades y se explicaron los modelos de trabajo de cada una de las propuestas con un prototipo del producto.

 De cuero vegetal a energía producida en macetas

Los proyectos presentados por los alumnos fueron:

  • Quinoa, proyecto de desarrollo de materiales. Fabricación y comercialización de cuero vegetal elaborado a partir de residuos orgánicos de frutos no aptos para ser ingeridos pero que poseen cualidades que permiten su procesamiento para uso en empaques o vestimenta, entre otros.
  • Guayaba, proyecto de energías renovables y desarrollo tecnológico. Generación de electricidad para el uso doméstico a partir de plantas, gracias al diseño de una maceta que permite recuperar y convertir la energía generada por la planta. Esta propuesta valió a algunos integrantes del equipo ser invitados a colaborar en un proyecto de investigación y desarrollo tecnológico con una universidad francesa.
  • Agave, proyecto de empoderamiento por emprendimiento. Un sistema de desarrollo integral donde la comunidad elige, a partir de sus intereses y posibilidades, capacitaciones que les permiten avanzar en el desarrollo de competencias de emprendimiento. Este proyecto ya realizó su primer piloto con talleres de joyería que las mujeres de la comunidad ya venden e implica la toma de decisiones financieras.
  • Los pueblitos, modelo de potencialización de talento. En el prototipo se disminuyó el desperdicio de mangos que se genera en esta comunidad del municipio de San Cristóbal de la Barranca, a través de un proceso de productos derivados de este fruto, como jugos, néctares, membrillo y mermeladas. El modelo conecta talento y potencial a partir del saber hacer. El prototipo de Los pueblitos ya tiene sus primeros resultados, con la venta de al menos 3 productos nuevos generados en esta colaboración.
  • Tipi, proyecto de un modelo que une artesanía y tecnología. La propuesta e que comunidad se una en talleres de costura y bordado para la fabricación y comercialización de fundas y protección para laptops. La rentabilidad es alta, la calidad del producto es buena, y la oportunidad de negocio se centra en tendencias de consumo actual como el comercio justo y responsable, así como la personalización. El prototipo ya permitió financiar la puesta en forma de los talleres y se espera en un corto plazo poder comprar nuevas máquinas, ya que tanto la capacidad productiva de la comunidad como la demanda lo permiten.

Además de incentivar el sentido humano y poner en práctica los conocimientos adquiridos en el aula, los estudiantes tuvieron una experiencia de trabajo trans-disciplinar, pues cada grupo se conformó por alumnos de distintas carreras, entre ellas: Licenciatura en Negocios Internacionales (LIN), Diseño Industrial (LDI), Arquitectura (ARQ) y Nutrición y Bienestar Integral (LNB).

El modelo de trabajo de T-People está inspirado en plataformas colaborativas de innovación trans-disciplinar híbrida (presencial y a distancia), en las cuales el Campus Guadalajara tiene una sólida experiencia. En el futuro se espera que este modelo pueda formar parte del catálogo de retos que un estudiante del Tec de Monterrey tiene durante su carrera.

  • Con información de Portal Informativo

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre