Justin Sullivan/Getty Images

Un grupo de EXATEC oriundo de Guadalajara, en Jalisco, intercambia basura por comida a familias de zonas marginadas. Esta actividad forma parte de un proyecto social llamado Protrash, el cual compitió el 20 de septiembre en la final mundial del certamen Hult Prize, auspiciado por la fundación Clinton Initiative de Bill Clinton y la Universidad de Hult, ubicada en Cambridge, Massachusetts.

La idea, que nació al interior de las aulas del Tec el año pasado, consiste en dar una canasta básica a quienes aporten materiales como el PET, el aluminio y el vidrio, mismos que posteriormente son reciclados por los universitarios.

Cortesía Protrash
Cortesía Protrash

Para conocer mejor las necesidades de estas familias, Mónica López, Giovanni De Cisneros, Víctor Daniel Ramírez, Yuvia López, egresada de la carrera de Licenciado en Comunicación y Medios Digitales, realizaron una investigación de campo en la Colonia Valle del Sol en Tonalá.

La respuesta fue sorprendente, según dijo el equipo Protrash. “Nos conmovió mucho el hecho de que queríamos validar el proceso del intercambio y al final del día teníamos a 20 niños esperándonos con costales de basura que habían recogido de su comunidad”, comentaron.

Cortesía Protrash
Cortesía Protrash

Ante este éxito, Protrash estableció un convenio con el Banco de Alimentos para facilitar el proceso. Así, cada uno de los participantes que entregue un kilo de desechos es acreedor a dos kilos de comida.

Tras obtener un lugar en la eliminatoria regional, el proyecto destacó entre más de 25 mil equipos de todo el mundo para acceder a las semifinales, en las cuales compitieron alrededor de 60 grupos por sede en marzo. El evento se realizó en Boston, Estados Unidos.

“La colaboración en nuestro campus fue excelente, nos prepararon con foros y asesorías para estar listos en la mayoría de las áreas como negocios, finanzas, diseño, humanidades, arquitectura, ingeniería y emprendimiento. Estamos muy satisfechos con el apoyo de los maestros y directivos”, dijo al respecto Andrea García, también integrante del equipo.

De acuerdo con Protrash, el proyecto “se ha convertido en un medio para hacer un cambio en nuestra sociedad. Ganemos el concurso o no, queremos continuar con la iniciativa”.

Creaciones sustentables

Los proyectos presentados en Hult Prize tienen como objetivo principal doblar, en un periodo de seis años, el ingreso de diez millones de personas que viven en zonas marginadas.

Las semifinales del concurso se realizaron en cinco sedes diferentes en el mundo: Shanghai, Dubai, Londres, San Francisco y Boston. Protrash participó en Estados Unidos contra otros 58 grupos de diferentes universidades, lo cual le dio su pase a la final mundial.

Durante los últimos dos meses, el equipo EXATEC contó con la asesoría de una incubadora de empresas en Boston que le ayudó a prepararse para presentar su propuesta ante un jurado especializado el 20 de septiembre.

 

CON INFORMACIÓN DE AGENCIA INFORMATIVA TEC DE MONTERREY / CARLOS GONZÁLEZ

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!