ESA

La Agencia Espacial Europea (ESA) sabe que el punto culminante de su próximo misión a Marte será el desembarque de su explorador. Por esa razón el octubre realizó las primeras pruebas con un modelo a escala del vehículo.

El objetivo es encontrar posibles fallas antes del lanzamiento de ExoMars en 2018. En los ensayos que se realizaron en Francia se probó principalmente la operación remota del aparato.

Los técnicos mandaron las órdenes desde Holanda y sólo utilizaron los datos e imágenes que envió el explorador. Para simular la experiencia, la comunicación sólo ocurría cada hora, ya que en la misión sólo habrá dos contactos diarios.

Científicos reportaron resultados positivos en cuatro de los cinco ensayos. En uno de los casos, la rampa de descenso estaba muy empinada lo que provocó la caída del explorador y con eso, el fin de la misión. ESA tiene dos años para reducir las posibilidades de que eso suceda en Marte.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre