Shutterstock

La llegada de los asistentes personales a los smartphones cambió, en su momento, la forma en la que utilizamos nuestros celulares. Sin embargo, ¿has intentado usar Siri sin estar conectado a la red? Su nivel de utilidad se reduce drásticamente.

Por esta razón, un grupo de investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT), trabaja en hacer de nuestros gadgets favoritos algo realmente inteligente. Para lograrlo, se inspiró en el cerebro humano.

El resultado de estas investigaciones se llama Eyeriss y se trata de un chip diseñado específicamente para imitar nuestras redes neuronales. Además, este pequeño dispositivo es diez veces más eficiente que una GPU móvil, lo que le permite ejecutar complejos algoritmos de Inteligencia Artificial (AI), en lugar de buscar y descargar datos de internet.

Por si esto fuera poco, de acuerdo con los científicos del MIT, el microprocesador ayudará a la evolución del Internet de las Cosas (IoT), ya que facilitará a los dispositivos en red la posibilidad de tomar decisiones a nivel local en materia de mantenimiento y coordinación, por ejemplo.

Anuncio

El equipo del MIT, liderado por Vivienne Sze del departamento de ingeniería eléctrica y ciencia computacional, presentó esta semana el Eyeriss en San Francisco, California, donde utilizó el chip para llevar a cabo una tarea de reconocimiento de imágenes.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!