iStock

El salmón de la firma AquaBounty se convirtió en el primer animal transgénico que Estados Unidos aprobó para el consumo humano.  

El pescado, apodado por sus detractores como “Frankenfish”, recibió luz verde por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) que, en un comunicado, lo describió como “nutritivo” y “seguro para las personas”.

El ‘nuevo’ salmón fue modificado genéticamente para crecer el doble de rápido que el pescado convencional y para alcanzar el tamaño mínimo requerido para ser vendido en el mercado.

Este logra el tamaño adulto entre 16 y 18 meses, frente a los 30 meses que necesitan los salmones que se crían de forma natural, gracias a una hormona de crecimiento importada de una especie de salmón del Pacífico llamado “chinook” y el gen de un pez anguila.

Anuncio

Para aprobar su comercialización, la FDA requiere a Aquabounty, con sede en Massachusetts, que el pescado crezca en dos instalaciones terrestres, ubicadas en Panamá y Canadá, en lugar de en jaulas oceánicas, para evitar que escape a la naturaleza.

Sin embargo, en el documento la FDA aseguró que no existen diferencias biológicas relevantes entre el salmón de Aquabounty y sus compañeros ‘normales’. Por esta razón el producto final no tendrá que portar la etiqueta de “genéticamente modificado”.

Críticas

En el centro de la polémica sobre “Frankenfish” se encuentran la industria pesquera y diversos grupos de defensores del medio ambiente, que consideran que la decisión de la FDA abrirá la puerta a la venta de más animales modificados, como cerdos, vacas o pollos.

La organización Friends of Earth, por ejemplo, afirmó que ha llegado a un acuerdo con más de 60 cadenas de supermercados en Estados Unidos para que no vendan el nuevo salmón. Esto a pesar de que aún no se cuenta con una fecha concreta para que la empresa Aquabounty empiece a comercializarlo.

Frente a las críticas, la compañía defendió que el salmón modificado genéticamente reduce los costos de producción e impactos ambientales asociados a la cría de este pescado. Además, insistió en que tiene el mismo sabor, olor y textura que los ejemplares criados de forma tradicional.