Fundación Hogares, por una profesionalización vecinal
FUNDACIÓN HOGARES

¿Te imaginas que cada uno de nosotros aportara algo a nuestra respectiva comunidad o municipio? Los panoramas seguramente serían otros. En México, tenemos uno de los niveles de participación social más bajos del mundo, sólo menos del 5% de los mexicanos participamos en temas relacionados con nuestra comunidad. Fundación Hogares quiere cambiar eso.

Fundación Hogares es una Institución de Asistencia Privada que nace hace seis años, esto debido a que en los últimos 15, en México, se ha incrementado la construcción de viviendas específicamente de interés social. “Estas viviendas son típicamente en forma de conjuntos habitacionales y han proliferado por todo México” dijo, en entrevista con Tec Review, Paulina Campos, Directora General de la fundación.

“Nos dimos cuenta que era muy importante trabajar con las personas que tienen estos conjuntos habitacionales para poder generar capacidades en ellos que les permitieran organizarse y que los conjuntos fueran comunidades organizadas”, ello para que se conserven mejor y empiecen a generar patrones sociales positivos, explicó.

Según un dato proporcionado por Campos, sólo menos del 5% de los mexicanos participa en temas relacionados con su comunidad.

Pero, ¿cómo se puede lograr esta participación? La metodología de trabajo de la fundación es sencilla. Por medio de un equipo de promotores sociales (personas que tienen un perfil de trabajo social), Fundación Hogares trabaja directamente con los vecinos de las comunidades.

Primero se hace un diagnóstico comunitario, esto con el objetivo de saber cuáles son las necesidades más importantes para los vecinos. Es de vital importancia que esas necesidades vengan totalmente por parte de ellos, ya que son los que las conocen a la perfección.

Con base en ese diagnóstico, el equipo conoce qué es lo que hace falta en materia de educación, salud, seguridad, espacios públicos, deportes, cultura, entre otros. Además, esa valoración también sirve para medir cómo está el tejido social. “Hicimos un indicador para medir la cohesión social a nivel vecinal, ahí podemos saber cómo está la comunidad de integrada”, agregó Campos.

Después, se presentan los resultados a los vecinos y se les invita a trabajar con la fundación de forma voluntaria para resolver esas problemáticas.

“Entonces, aquí es donde aquellos vecinos deciden trabajar con nosotros, empiezan a adquirir estas capacidades“. Los vecinos aprenden de entrada a reunirse con sus otros vecinos, a priorizar esas necesidades, a diseñar soluciones para entenderlas; aprenden de manera sistemática a gestionar apoyos con el municipio, con las autoridades y otras organizaciones.

Y, finalmente, lo que se busca es formar juntas vecinales legalmente constituidas, éstas se realizan semanalmente (normalmente). Una vez que se va la fundación, se sigue sesionando con esta metodología. Los vecinos siempre van a tener su plan de trabajo comunitario, van a saber cómo reportar y cómo hacer las gestiones.

Una vecino que forma parte de Fundación Hogares se queda con la capacidad de aprender a identificar sus problemas cotidianos, los que comparte con su comunidad, adquiere la capacidad de resolverlos y decir “no necesito que alguien me los resuelva, yo sé el camino, sé cómo resolverlo”, aseguró Paulina Campos.

La respuesta de las personas que forman parte de la fundación ha sido muy buena, señaló Campos, pues una vez que un vecino aprende “no hay quien lo pare”, se vuelven agentes de cambio dentro de su comunidad.

“Hay mucha disposición de ayudar, de mejorar, todo el mundo quiere vivir en un lugar mejor, todo mundo quiere ofrecerle algo mejor a su familia y a sus hijos”. Lo que ocurre es que veces esas personas  no cuentan con las herramientas necesarias para hacerlo, pero cuando las tienen, las personas se transforman, aseguró la Directora General. “Tenemos vecinos muy comprometidos y comunidades totalmente transformadas”.

Campos resaltó que, además del aspecto social, también se atienden temas físico-urbanos, pues en estos conjuntos hay oportunidad de construir espacios públicos, parques, canchas, centros comunitarios, entre otros. Todo bajo la misma metodología de trabajo, lógica por la cual se han construido más de 60 equipamientos a nivel nacional.

En cuestión de apoyos, en el camino se van sumando varios “aliados”, pues se tienen alianzas con donantes del sector público, privado y social. “Los protagonistas son los vecinos, ellos aprender a gestionar. Nosotros recibimos apoyo de muchos donantes que ya que conocen el trabajo organizado de estas comunidades, dicen “yo quiero aportar”.

La fundación busca que ésta sea una forma de transformar a México. Campos considera que “si queremos ver un mejor país mejor, tenemos que entender qué sucede en los lugares donde hay mayores retos y cómo podemos aprovechar el talento que hay ahí, formar capacidades y participar”.

“Nosotros sí creemos que México se puede cambiar de comunidad en comunidad, comunidades fuertes, realizadas, capaces, pero hay que construir esto y hay que promover a nivel nacional el compromiso que tenemos todos de participar en nuestra comunidad. Si nosotros como mexicanos no nos sensibilizamos que depende de nosotros y de nuestra participación el tener un mejor país, difícilmente vamos a avanzar”.

Fundación Hogares forma parte de las seis iniciativas de la segunda generación del programa Sociedad de Emprendedores Públicos de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de de Monterrey, fundación que actualmente ha beneficiado a un millón de personas por medio de su implementación de programas de desarrollo comunitario, intervenciones comunitarias urbanas, así como evaluaciones, esto en todos los estados de México.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre