Especial

Por Jansel Jiménez

Parece inminente que los humanos pisaremos suelo marciano en los próximos años. En una videollamada, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió a los astronautas Jack Fischer y Peggy Whitson que intenten hacerlo durante su mandato. La idea de llegar a Marte debe despertar una profunda humildad, dice el EXATEC Gerardo Martínez (LCMD´15), realizador de The Expedition: Mars 2030, documental que divulga el proyecto que la NASA tiene para conquistar el planeta rojo.

Lee: Mexicano lleva al ser humano hasta Marte con The Expedition: Mars 2030

¿Hace falta salir del planeta para ser humildes?

Anuncio

Sí, tenemos que salir de nosotros mismos en distintos niveles. Muchas veces no vemos los problemas en que estamos metidos en relaciones interpersonales hasta que alguien desde fuera nos da su opinión. Como especie, los humanos debemos voltear a vernos desde fuera para darnos cuenta de lo insignificantes que somos en el Universo y, al mismo tiempo, darnos cuenta de que somos más que una bonita casualidad.

Si se colonizara el planeta rojo, ¿crees que los humanos, allá, también replicarían nuestro egoísmo?

Llegar a Marte nos brindaría un cambio inmediato. Siento que pondría sobre la mesa las diferentes perspectivas con que observamos nuestros problemas. Es una gran oportunidad que tenemos para escalar lo que somos, para empezar de nuevo y darle una vuelta a nuestra historia. Pero si no tomamos esta oportunidad para reconsiderar cómo somos, finalmente como humanidad seguiremos cometiendo los mismos errores.

¿Qué significa para ti ser divulgador de la ciencia?

Es una gran responsabilidad.  Es como tener cierto tipo de voz que sé que va a influir en la gente, y es un honor. Creo también que es un tipo de loop, porque la gente consume y busca seguir leyendo sobre el tema. Al mismo tiempo, esto me anima a crear más cosas. Es un feedback constante.

¿En qué nuevos proyectos estás trabajando, como contador de historias?

Después de haber contado algo que está fuera de lo humano (la expedición en Marte), me gustaría ahora contar lo que ocurre en la mente, dentro de nosotros, que también es otro mundo desconocido. Pienso seguir en este mundo de contar historias para toda mi vida.