John Tlumacki/Getty Images

Barcelona, España (AFP) Teléfonos plegables, baterías que se cargan en cinco minutos o irrompibles pantallas táctiles: las firmas tecnológicas ya están pensando en cómo explotar el potencial del grafeno, un material que podría transformar la industria electrónica.

Se trata de una fina lámina de carbono altamente flexible y del grosor de un átomo pero que es hasta cien veces más resistente que el acero. Además, conduce mejor la electricidad y el calor que cualquier otro material.

“Lo increíble aquí es que todas estas cualidades están reunidas en un único cristal”, explicó en el Congreso Mundial de Móviles de Barcelona, España, el físico Kostya Novoselov, primer científico en aislar el grafeno en 2004.

“Por supuesto, esto nos deja con un gran número de posibles aplicaciones”, añadió.

Se disparan las patentes

Los descubrimientos de este científico ruso-británico y de su colega Andre Geim, ambos de la universidad de Manchester, fueron reconocidos con el premio Nobel de Física de 2010, lo que encendió el interés por este material.

El número de patentes relacionadas con el grafeno pasó de menos de 50 en 2004 a unas 9,000 en 2014, según Andrew Garland, de la compañía de análisis Future Markets, que dos veces al año publica un informe sobre este material.

“La mayoría son en electrónica“, afirmó.

El grupo surcoreano Samsung, principal fabricante de teléfonos inteligentes del mundo, tiene la mayor parte de estas licencias, unas 490, seguido por el grupo chino Ocean’s King Lighting y el estadounidense IBM.

Aunque sus usos actuales siguen siendo modestos, la investigación sobre sus futuras aplicaciones se aceleró en Europa cuando, en 2013, la Unión adjudicó 1,100 millones de dólares para invertir en este campo en los próximos diez años.

“Creemos que necesitaremos otros diez años para que muchos de estos artilugios empiecen a llegar al mercado”, indicó Andrea Ferrari, director del Centro de Grafeno de la universidad británica de Cambridge.

En el congreso celebrado en Barcelona del lunes 22 al jueves 25 de febrero, hubo por primera vez un pabellón dedicado exclusivamente a los centros de investigación del grafeno y a las empresas emergentes que trabajan con él.

Sostener a un elefante

El grafeno es tan flexible que los científicos ven posible fabricar en el futuro smartphones plegables.

La firma británica FlexEnable mostró un prototipo de teléfono inteligente elaborado con este material que se envuelve en la muñeca del usuario y dispone de una pantalla LCD a todo color que permite la emisión de vídeos.

“Este tipo de tecnología nos conduce hacia una generación totalmente nueva de dispositivos móviles porque podremos empezar a plegar la electrónica“, dijo el director técnico de la compañía, Mike Banach.

Por su parte, la empresa también británica Zap&Go presentó un cargador de grafeno para móviles y tabletas que rellena las baterías en solo cinco minutos.

La marca está elaborando 2,000 unidades para entregarlas a usuarios que realicen una compra anticipada, explicó el director de marketing, Simon Harris.

“Esto que tenemos aquí, en última instancia, podría reemplazar a las baterías de ion de litio en millones de dispositivos. Sólo tenemos que reducir el peso y aumentar la potencia”, añadió.

Su fortaleza y su delgadez también hacen creer a los investigadores que el grafeno permitirá algún día fabricar pantallas irrompibles para los dispositivos móviles.

“Con sólo unos kilos puedes sustituir todas las pantallas táctiles del mundo. Y con unas pocas láminas puestas una sobre la otra puedes soportar a un elefante”, aseguró Vittorio Pellegrini, director del Instituto de Laboratorios de Tecnologías del Grafeno, en Italia.

“Este es un material que permite hacer volar la imaginación. No hay límites a lo que puedes hacer”, aseguró.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!