Hallazgos sobre el cerebro en 2016
iStock

Durante el 2016 investigadores realizaron algunos estudios con relación al cerebro. Te contamos qué encontraron.

¿Sabías que la leche materna ayuda al desarrollo del cerebro de bebés?

Sí, la leche materna estimula considerablemente el crecimiento del cerebro de los bebés prematuros, especialmente durante su primer mes de vida.

Así lo afirma un estudio de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) del Hospital de Niños de St.Louis, donde se evidenció que los bebés prematuros alimentados al menos en un 50% con leche materna tenían más tejido cerebral y mayor superficie en la corteza del cerebro de lo esperado por su fecha de nacimiento que otros prematuros que consumieron significativamente menos leche materna.

Lee: Leche materna puede evitar la muerte de 800 mil niños al año

Tu cerebro se acostumbra a mentir

¿Mientes sin remordimiento? Según un estudio publicado en Nature Neuroscience, muestra que el cerebro se adapta a tu falta de honradez. Mediante resonancia magnética funcional, se observó que la parte del cerebro que nos lleva a “normalizar” pequeñas faltas es la amígdala, una estructura implicada en el procesamiento emocional y conectada con la mayoría de las otras estructuras del cerebro.

Cuando realizamos algo “incorrecto” por primera vez, esa amígdala, la cual nos avisa de potenciales peligros, se activa y sentimos miedo. Pero, si esa “mala acción” no tiene su respectiva consecuencia, y obtenemos cierto beneficio personal, la valoración que hacemos de ese hecho cambia. Es decir, la sensación de peligro disminuye y hay más probabilidades de comportamientos deshonestos.

¿Tus hijos beben? esa situación afectará a tus nietos

Las consecuencias del alto consumo de alcohol no sólo son para los bebedores, sino también para las futuras generaciones con la posibilidad de que sean más propensas a la depresión, ansiedad y trastornos metabólicos, esto según un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Loyola, en Chicago.

El estudio se basó en un modelo animal, en el cual se encontró que el consumo excesivo de alcohol en los roedores “adolescentes” altera los interruptores que encienden y apagan múltiples genes en el cerebro de sus crías. Cuando los genes se activan, ordenan a las células producir proteínas, que en última instancia controlan rasgos físicos y de comportamiento. La investigación mostró que en la descendencia de los roedores adolescentes bebedores, los genes que normalmente están activados se apagaron, y viceversa.

La obesidad afecta a tu cerebro

¿Sabías que cuando se tienen kilos de más el cerebro envejece más rápido? Así lo dice un estudio de la Universidad de  Cambridge.

Cuando se cuenta con edad mediana, los cerebros de las personas obesas son más parecidos a los de individuos delgados diez años mayores. Ese “envejecimiento prematuro” se observa principalmente en la materia blanca, compuesta por los nervios que conectan las distintas áreas del cerebro y permite que la información fluya.

Te puede interesar: La obesidad y diabetes aumentan en México

¿Te estresas? Cada vez que lo haces tu cerebro se encoge

Una investigación publicada en Scientific Reports, demuestra que incluso un breve período de estrés puede hacer que el cerebro se encoja, esa  reducción se produce en el hipocampo, lugar donde se codifican los recuerdos de hechos y eventos: nombres, números de teléfono, fechas y sucesos ocurridos en el día a día.

Se trata de un cambio en la estructura del cerebro que precede a la aparición de otro cambio en el comportamiento como la pérdida de memoria.

¿Cuál es el té que cuida tu memoria?

Se trata del té verde. Estudios recientes sugieren que el té verde puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, hepática y algunas formas de cáncer. Además, aumenta la densidad mineral ósea y ayuda al control del peso corporal, tiene efecto antihipertensivo, acción antibacteriana, antivírica y antiinflamatoria y propiedades neuroprotectoras.

Esta última cualidad le ha puesto bajo un nuevo punto de mira. Muchos de los efectos beneficiosos del té verde están relacionados con las catequinas, en particular la epigalocatequina-3-galato.

Los entornos verdes ayudan a la salud mental

Las personas que viven en las zonas con más vegetación alrededor de su casa, medida por satélite, tienen una menor tasa de mortalidad en comparación con aquellos que viven en las zonas menos verdes, según un estudio publicado en Environmental Health Perspectives. La mejora de la salud mental y las relaciones sociales en los entornos verdes son los factores que más influyen.

La relación entre el verdor y la baja mortalidad se explica principalmente por la mejora de la salud mental y el aumento de las relaciones sociales, así como por la baja exposición a la contaminación del aire y el aumento de la actividad física.

Por si no lo viste: CDMX necesita 1,200 hectáreas de azoteas verdes

CON INFORMACIÓN DE ABC.ES

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!