Horario de Invierno: ¿por qué retrasar el reloj?

El último domingo de octubre tendrás la sensación de haber dormido un poco más.

Horario de Invierno: ¿por qué retrasar el reloj?
iStock

El Horario de Verano 2016 llega a su fin este domingo 30 de octubre, cuando los relojes se retrasarán una hora en todo el país.

El ahorro de energía que el programa alcanzó este año, desde el 3 de abril, de acuerdo con la Secretaría de Energía (SENER), se estima en 1,030.40 GWh, es decir, aproximadamente mil 420 millones de pesos con base a un costo medio de 1.37 pesos por kWh.

¿Cómo logra un pequeño cambio en el horario estos resultados? ¿Por qué y quién inventó el Horario de Verano? ¿Es esta práctica perjudicial para nuestra salud? Aquí te lo contamos.

El inicio

El estadounidense Ben Franklin parece ser la primera persona que habló de una medida como el Horario de Verano, de acuerdo con el libro Seize the Daylight: The Curious and Contentious Story of Daylight Saving Time (Aprovechar la Luz del Día: La Curiosa y Contenciosa Historia del Horario de Verano), escrito por David Prerau.

Según el texto, mientras se desempeñaba como embajador de Estados Unidos en Francia, Franklin se dio cuenta de que al despertar —a las 6 de la mañana y durante cierta época del año—, el Sol ya resplandecía, un poco antes de lo acostumbrado.

Entonces, propuso que la gente se levantara y comenzara sus actividades un poco antes con el objetivo de que aprovecharan mejor la luz del día, así como de que ahorraran en aceite para lámparas.

Sin embargo, no fue sino hasta la Primera Guerra Mundial que el cambio de horario se puso en marcha a gran escala. Alemania fue el primer país en aprobar esta medida para reducir las horas de iluminación artificial y, así, ahorrar carbón, ya que este recurso podría ser más útil en otros artefactos de combate. Pronto, amigos y enemigos siguieron sus pasos.

En Estados Unidos, una ley federal estandarizo el inicio y el fin del Horario de Verano en 1918 para todos aquellos que decidieron adoptar el programa. Actualmente, el cambio se realiza en 86 naciones alrededor del mundo.

Ahorro de energía

El Horario de Verano se aplica en México desde 1996 con el objetivo de ahorrar energía eléctrica. Esta medida consiste en modificar la hora —adelantar o atrasar 60 minutos el reloj— de acuerdo con la presencia de luz natural. ¿En función de qué?

De la diferencia entre la salida del Sol y el momento en que comúnmente los hogares mexicanos empiezan a consumir electricidad. Esta suele ser mayor en un horario de 5:00 a 8:00 horas, mientras que durante la tarde y la noche, este corre desde las 17:00 hasta las 24:00 horas, aproximadamente.

En nuestro país, el Horario de Verano inicia el primer domingo de abril y concluye el último domingo de octubre, excepto en los 33 municipios de la franja fronteriza norte, en donde se aplica del segundo domingo de marzo al primer domingo de noviembre.

¿Horario: Saludable o perjudicial?

El programa Horario de Verano tiene un impacto diferente en cada persona. Para algunos, esta medida representa un desajuste importante en su reloj biológico, por lo que se recomienda dormir y despertar de acuerdo al nuevo horario tres días previos al cambio.

Esta práctica permite que el cuerpo se adapte por completo en el sexto día y sin ningún tipo de malestar, de acuerdo con datos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La gente más sensible al desfase puede sentir somnolencia, irritabilidad, dolores de cabeza, dificultad para concentrarse y, en ocasiones, no puede conciliar el sueño por las noches. A pesar de ello, el cambio no debe representar mayor problema para la población.

Si quieres conocer más sobre Cómo sobrevivir al cambio de horario, da click aquí.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!