El solsticio de verano en 2016 coincidirá con una Luna llena, fenómeno que no se presentaba desde 1967, cuando ocurrió el denominado “verano del amor”.

El 20 de junio será el día más largo del año y ahora se prevé que la luna que acompañe su breve noche sea de color ámbar o rosa, un fenómeno que habitantes del norte de América conocen como “luna de fresa”, ya que coincide con el inicio de la  temporada de recolección de fresas en la región.

En algunos lugares podrá visualizarse con un color ámbar,  lo que convierte al satélite en una verdadera “luna de miel”.

El solsticio de verano marca el inicio del período más largo de luz solar en el año. Los días comenzarán a acortarse a partir del martes y hasta el 21 de diciembre, cuando llegue el solsticio de invierno.

Anuncio

De acuerdo con los astrónomos el próximo fenómeno de este tipo ocurrirá en 46 años.

 

Con información de The Guardian

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!