Huesos impresos en 3D estimulan la regeneración ósea

Este desarrollo fue probado con éxito en animales de laboratorio con heridas o malformaciones.

Huesos impresos en 3D estimulan la regeneración ósea
iStock

(AFP) Un hueso sintético compuesto por un biomaterial maleable a la vez que resistente y fabricado con una impresora 3D, estimula la regeneración ósea natural en animales de laboratorio. Así lo dio a conocer un estudio publicado este 28 de septiembre en la revista estadounidense Science Translational Medicine.

Este hallazgo abre la posibilidad de que se realicen implantes y prótesis más baratas para tratar una serie de enfermedades óseas y dentales, así como la cirugía plástica, señalaron los autores en el escrito.

Los investigadores lograron reparar exitosamente una herida en la columna vertebral de ratas y una malformación craneal en un mono. En ambos casos las lesiones cerraron en unas cuantas semanas y sin presentar ningún signo de infección o de efectos secundarios.

A diferencia de otros injertos óseos sintéticos, este nuevo material es, a la vez, elástico y muy sólido. También puede ser recortado fácilmente y es capaz de regenerar los tejidos óseos naturales sin tener que aplicar sustancias que promuevan el crecimiento del hueso.

“Este trabajo representa lo que podría ser el próximo avance en la ortopedia, las cirugías cráneo-facial y la pediatría cuando se trata de reparar y regenerar los huesos“, consideró Ramille Shah, profesora adjunta de ciencia de materiales y de cirugía en la universidad de Northwestern (Illinois), quien dirigió el estudio.

La fórmula ‘secreta’

Huesos impresos en 3D estimulan la regeneración ósea
Science Translational Medicine

El equipo detrás de este trabajo descubrió una fórmula de tinta para impresoras 3D que puede utilizarse como material de hidroxiapatita, el principal componente mineral de los tejidos óseos, el cual representa hasta 98% de la concentración total.

El porcentaje restante es constituido por un polímero, un plástico “biocompatible y biodegradable”, detalló Shah. Una vez implantado en animales de laboratorio, este nuevo hueso sintético se fundió rápidamente con los tejidos que lo rodean y regeneró el hueso natural.

Las primeras aplicaciones clínicas podrían ser posibles en cinco años, esperan los especialistas, quienes comentaron que la mayor parte de los materiales empleados ya fueron individualmente aprobados por las autoridades estadounidenses para aplicaciones médicas.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!