Indignación por reparación con cemento de la Gran Muralla China
Vía Weibo

Pekín, China (AFP) La heterodoxa renovación de una porción de la Gran Muralla de China —de casi 700 años de antigüedad— con una espesa capa de cemento provocó este 23 de septiembre gran indignación, la cual se reflejó en las cuentas de redes sociales de los habitantes de este país. En ellas, los chinos denuncian la desfiguración del emblemático monumento.

El tramo de Xiaohekou, que mide cerca de ocho kilómetros de largo y está situado en la provincia de Liaoning, fue construido en 1381 bajo la dinastía Ming. Este era considerado como uno de los “más bellos” de la Gran Muralla, a pesar de sus partes derruidas y no restauradas.

Sin embargo, como se ve en las imágenes que circulan por Internet, hoy los escalones desiguales y las piedras de la parte superior del tramo de Xiaohekou desaparecieron bajo un camino gris blancuzco de cemento que cubre todo el ancho del muro.

Vía Weibo
Vía Weibo
Indignación por reparación con cemento de la Gran Muralla China
Vía Weibo

“Parece la obra de personas que ni siquiera han terminado la escuela primaria (…) Si éste es el resultado, es mejor hacerlo estallar”, se burló un usuario en la plataforma de microblogs Weibo.

Anuncio

“¡Qué trato tan obtuso del patrimonio heredado de nuestros ancestros! ¿Cómo es posible que gente con tan poca conciencia de nuestra cultura llegue a puestos de responsabilidad?”, dijo otro.

Incluso Ding Hui, subdirector del departamento de Cultura de la provincia de Liaoning, tuvo que admitirlo: esta renovación desemboca “en algo realmente muy feo”, según declaró al canal público CCTV.

Las obras de restauración se llevaron a cabo entre 2012 y 2014 para preservar el monumento tras unas inundaciones, explicó en un comunicado la Administración Nacional de Patrimonio Histórico, en respuesta a la indignación general. El organismo abrió una investigación sobre estas obras y prometió tratar severamente a los eventuales responsables.

Aunque las obras fueron terminadas hace más de dos años fue hasta ahora que fotografías del lugar se hicieron virales en la red. Esto impulsó a la prensa estatal a tratar el tema y a criticar la “devastadora renovación”.

La Gran Muralla, considerada por la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) patrimonio de la humanidad,  está en realidad constituida por una serie de fortificaciones separadas cuyo trazado se remonta a más de 2000 años en algunas partes. Fue construida para defender el país contra las invasiones desde el norte.

Su longitud total es de entre 9,000 y 21,000 kilómetros, en función de si se tienen o no en cuenta las partes desaparecidas. Contrario a la leyenda urbana que seguro has escuchado, este monumento no es visible desde el espacio.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!