iStock

Por: Jansel Jiménez Bulle

La humanidad inmersa en redes está en dinámicas de comunicación inmediata, tanto de verdades como de mentiras. En el contexto del maremágnum informativo global, Matt Winkler, editor en jefe emérito de Bloomberg News, da su punto de vista en un diálogo con estudiantes y directivos del EGADE Business School, en el Tecnológico de Monterrey, en Santa Fe.

Herramientas como Twitter o Facebook han permitido que habitantes de un lado del planeta se enteren de las noticas actuales de las antípodas. Oriente y Occidente, mediante los mecanismos digitales de comunicación, están más interconectados que nunca, en lo bueno y en lo malo también.

Puedes leer: Facebook ayudará a mexicanos a detectar fake news

Anuncio

“Es instantánea, puede ser verdadera, puede ser falsa, pero ahí está, es información o desinformación. Las buenas noticias son que que ahora tenemos un gran acceso a datos. Las malas noticas es que también tenemos más acceso a las fake news”, expresa Winkler.

El editor insigne también comenta que la internet es como un arma de doble filo; sin embargo, él cree que el buen juicio de los cibernautas se impondrá y el intercambio de información fidedigna, finalmente, prevalecerá y contribuirá al perfeccionamiento de las sociedades y los gobiernos.

En cuanto a la intervención que medios masivos de comunicación tienen fuera de sus países de origen, Winkler considera que es normal y que no se debe a un tipo de intervencionismo político, sino a la tendencia natural de darle seguimiento a los problemas en que el vecino está envuelto. El asunto de la corrupción es un buen ejemplo de esto.

Te puede interesar: Inteligencia artificial, el arma para vencer a Trump 

“Desafortunadamente, la corrupción está en todas partes, no sólo en México. Es una historia grande en todas partes. Lo que esencialmente hacen los medios de comunicación de un país es seguir a los medios de comunicación de otros países. Entonces si la prensa de aquí está enfocada en la corrupción, es probable que la prensa de Estados Unidos siga la historia”, dice el editor emérito de Bloomberg.

Los temas compartidos y abordados por los medios de comunicación de nuestro país y el país vecino del norte no se pueden esquivar o soslayar, pues “siempre han existido muchas conexiones culturales y económicas entre Estados Unidos y México”, comenta Winkler.

Trump es narcisista y su equipo no es antimexicano

El editor emérito también considera que hemos visto lo suficiente para saber cómo es Donald Trump, el actual presidente de Estados Unidos.

“No tiene un plan ni una política; cambia de ideas. Es una persona dominada por las emociones, también es narcisista. No tiene estrategia y hace mucho ruido”, afirma Winkler.

Los planes con los que Trump quiera afectar a México no necesariamente se instrumentarán, según opina Winkler.

“No creo que sus planes se cumplan en México, pues mucha gente de negocios que le rodea ama a México. Lo que sea que Trump piense o sienta sobre México está cercado por muchos intereses que buscan lo contrario”, afirma.