Cortesia Cisco

Por Andrea López, enviada.

Mucho se ha dicho ya sobre el impacto de la interconexión digital de los objetos vía internet, es decir, el Internet de las Cosas (IoT), en diferentes ámbitos de nuestra vida cotidiana. Pero, ¿cómo influye esta tendencia en los negocios que se dedican a comercializar productos?

De acuerdo Rowan Trollope, vicepresidente senior y gerente general de IoT en Cisco, es importante entender que hoy, el apostarle a esta tecnología permite generar un valor agregado que puede marcar la diferencia entre un artículo exitoso y uno fallido.

“Considero que nos encontramos en una tercera ola de transformación en materia de negocios”, dijo durante el evento Cisco Live US que se lleva a cabo hasta el 14 de julio en Las Vegas, Nevada. “Todas las compañías de todas las industrias están trabajando en incluir la interconexión digital en los objetos que comercializan”.

IoT: La tercera ola de transformación

Para Trollope, la primera ola de transformación al interior de los negocios llegó en los años sesenta con las primeras máquinas capaces de realizar diferentes tareas y permitir la automatización de procesos. La siguiente se dio entre las décadas de 1980 y 1990 con la llegada de las computadoras y el internet.

“Durante esta época, la industria se concentró en conectar a la gente”, explicó el especialista en IoT de Cisco. “En ambos casos, se modificó la manera en la que trabajamos para hacerla más productiva y eficiente pero los productos que producimos no cambiaron mucho. Una tostadora aún era una tostadora. Ahora vemos tostadoras digitales”.

Según Rowan Trollope, la clave de esta nueva etapa tecnológica está en mejorar la experiencia del consumidor. “El objetivo es hacer de los artículos algo más inteligente y conectado, algo más cercano a los servicios. Este es el gran cambio que se está dando en la naturaleza de los negocios”.

No se trata del canal, sino del producto

El vicepresidente senior de Cisco aclaró que el Internet de las Cosas no se trata del internet en sí, sino de producto y su interconexión digital. “Pienso que el nombre no es el adecuado, ya que este canal es sólo un mecanismo para la transformación del artículo. Aquí lo importante con las mismas cosas, la magia que sucede cuando transformas un objeto en un objeto-servicio”, comentó.

¿Qué es un objeto-servicio?

Con el fin de explicar su concepto de objeto-servicio, Rowan Trollope mencionó algunos ejemplos. El primero es el de los automóviles. “Cuando conectas un vehículo, este pasa de ser un artículo mecánico a otro inteligente y conectado. Esto le permite ofrecer a los consumidores una nueva y mejor experiencia en la que el propio coche puede realizar ciertas funciones por si mismo, así como ofrecer información y consejos”, detalló.

El experto en IoT estimó que, por esta razón, la mayoría de los ingenieros de Tesla se concentra en la tecnología de los automóviles, en lugar de “lo que tiene adentro el vehículo”.

Otro caso es el de la firma cervecera Heineken. De  acuerdo con Trollope, esta compañía se encontró con que, en algunas ocasiones, sus consumidores no lograban encontrar la bebida que buscaban en las tiendas o que su producto se agotaba antes de que el siguiente lote de cervezas llegara a ciertos establecimientos.

“Entonces, lo que Heineken hizo fue utilizar conexiones que le permitieran monitorear su inventario y su red de abastecimiento en tiempo real”, afirmó. “Con esa información, la firma logró optimizar sus entregas y mejorar su eficiencia a costo bajo”.

La última anécdota que Rowan Trollope compartió durante su ponencia en Cisco Live US tiene que ver con el sector de la agricultura. El  especialista dijo que en algunos campos en Estados Unidos se logró eliminar el uso de pesticidas y mejorar la respuesta ante amenazas como las plagas con ayuda del Internet de las Cosas, “algo que cambió radicalmente a esta industria”.

“Lo que se hizo fue colocar cámaras alrededor de los cultivos. Éstas alimentan con data a un software por medio de la nube en tiempo real”, relató, “Así, cuando el sistema detecta una infesta de ciertos insectos, libera un inhibidor de feromonas alrededor de las plantas que reduce el lívido de los animales para que produzcan menos huevos”.

Esta solución es, además, amigable con el medio ambiente, ya que no contamina ni elimina a los insectos.

El reto de utilizar Iot

Rowan Trollope admitió que el uso de IoT implica un gran reto para las empresas. Este consiste en el requerimiento de “un nuevo nivel de tecnología”, principalmente en lo que se refiere a seguridad. También, consideró que esta tendencia debe hacer que las compañías replanteen su estructura, desde la fabricación hasta la distribución, y que sus equipos de Tecnología de la Información (TI) se actualicen constantemente.

Sin embargo, agregó, cuando una firma logra incorporar el Internet de las Cosas en sus productos con base en las necesidades del cliente y en un buen diseño, el valor agregado de estos artículos terminará por incrementar sus ventas.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!