Japón tiene problemas con su recolector de basura espacial
Shane Kimbrough / NASA

En diciembre de 2016 la agencia espacial japonesa, JAXA, lanzó una nave de carga con suministros rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI) la cual, aseguró la organización, cumpliría con otra labor de gran importancia durante su trayecto: recolectar basura espacial. Sin embargo, este 31 de enero se dio a conocer que el transporte presenta dificultades para funcionar.

La nave, llamada Kounotori 6 (Cigueña 6), fue equipada con un red de hilos de acero y aluminio de 700 metros que debía desplegarse gracias a una vara al término de su misión de abastecimiento en la EEI. Ésta se encargaría de desplazar mediante efectos electromagnéticos desechos abandonados en el espacio por el ser humano, como restos de viejos satélites o cohetes.

El objetivo de este artefacto era el de frenar el desplazamiento de la basura en torno a la Tierra para hacerla descender a órbitas cada vez más cercanas hasta que acabara por desprenderse y así desintegrarse al entrar en la atmósfera. Pero por lo visto, la vara no se han desplegado como se planeó.

“No hemos podido confirmar su despliegue. Estamos intentando comprender los motivos y encontrar un remedio”, explicó la JAXA en un comunicado. El proyecto, ahora en suspenso, debía servir como antecedente para la posterior construcción de una vara mucho mayor, de 5,000 a 10,000 metros, que limpiara el espacio que rodea a la Tierra de forma eficaz.

Anuncio

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!