Joichi Ito, la mente detrás del MIT Media Lab

Joichi Ito fue inversionista ángel de sitios como Twitter y KickStarter, así como uno de los líderes digitales más influyentes del mundo.

Por Carlos Fernández de Lara

Hablar con Joichi Ito o Joi, como le gusta que lo llamen, es como hacerlo con una computadora muy potente. Su conversación salta de un concepto a otro en cuestión de segundos. De biología sintética e inteligencia artificial a modelos de economías colaborativas y emprendimiento. Él es de esas pocas personas que tienen la habilidad de comprender a profundidad temas complejos; además, puede explicarlos con detalle.

Joi es director de uno de los laboratorios de investigación e innovación más relevantes del mundo: el MIT Media Lab. Para él, el valor de las nuevas generaciones y emprendedores reside en un simple juego de palabras: “hay que aprender a aprender”. Una frase que, en cierta medida, es reflejo de su vida.

Ama la enseñanza desde los 13 años, cuando ayudó a un grupo de científicos en Energy Conversion (hoy Ovonics) a comprender temas de computación. Sin embargo, dejó la universidad en tres ocasiones para aprender por sí mismo y con internet. Su personalidad carismática y amigable, así como su amor por el conocimiento, lo han convertido en uno de los principales defensores del impacto que la tecnología puede generar en el bienestar social y humano.

En 2001 fue nombrado por el Foro Económico Mundial como uno de los “Líderes del mañana” y la revista Time lo incluyó en la lista “Cyber-Elite”. También, Joi Ito se desempeña como miembro de la junta de directores de compañías globales como Sony, Knight Foundation, The New York Times Company y The Mozilla Foundation; asimismo, es inversionista ángel de emprendimientos como Twitter, KickStarter, Flickr, Six Apart, Last.fm y littleBits.

Como director del MIT Media Lab, asegura en entrevista con Tec Review, tiene la tarea de demostrar que la innovación y el cambio no necesariamente vienen del conocimiento, sino de las ganas y la pasión de cada persona. “Muchos académicos quieren aprender más y más sobre temas que importan poco. Nosotros buscamos gente que sienta que no pertenece a ningún lado en concreto”.