José Hernández Moreno: Fórmula para viajar al espacio

El astronauta de origen mexicano nos cuenta cómo ve su futuro de cara a las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos.

José Hernández el único astronauta mexicano en la Estación Espacial Internacional espacio
Ilustración: Raúl Urias

Ellos lideran proyectos e impulsan una fuerte dinámica comercial entre México y Estados Unidos (logran un millón de dólares por minuto). Son profesionistas mexicanos que cada vez más ganan terreno en aquel lado del Río Bravo.

Durante esta semana conoce la historia de tres mexicanos en Estados Unidos, que nos cuentan cómo ven su futuro de cara a las próximas elecciones presidenciales.

Su familia es de origen campesino y ha sido migrante desde siempre. Iban y venían de un país a otro, en coche. Era un viaje de dos días y medio desde La Piedad, Michoacán, hasta California. Tenían documentos. “Era la única vida que conocíamos”, recuerda José Hernández. Un día, mientras estudiaba el segundo grado, sus papás decidieron quedarse a vivir en Stockton, California, porque “ahí había trabajo en el campo por más tiempo”.

A los 10 años vio imágenes de la misión Apolo 17, donde Eugene Cernan caminaba en la Luna. Era 1972. Pensó en ser astronauta. Cuando le comentó a su papá, él le dijo: “necesitas seguir una receta si quieres lograrlo: primero, define tu meta; segundo, reconoce qué tan lejos está; tercero, crea una ruta que te va a guiar; cuarto, la educación y preparación; quinto, échale ganas”. José agregó un sexto ingrediente: la perseverancia.

La NASA lo rechazó 11 veces. A la sexta vez se preguntó por qué a él no y a los otros sí. Comenzó a buscar cosas comunes entre los seleccionados. Descubrió que todos eran pilotos y él no: “Me enseñé a volar aviones”. En otra ocasión se dio cuenta de que todos estaban certificados para bucear y él no. Lo hizo. Aprendió ruso y se fue a Rusia para ayudar al gobierno a reducir sus armas nucleares. Nadie quería ir y él levantó la mano, porque leyó que Rusia y EU habían firmado un acuerdo para construir la Estación Espacial Internacional. Llegó a la lista de 100 finalistas. Tres veces estuvo en esa lista, hasta que ingresó a la NASA.

FRASE JOSE HERNANDEZ

Llegó el día de ir al espacio. En la primera noche, cuando se fue a acostar, no podía dormir. Miraba la Tierra, no veía fronteras. “Tuve que ir fuera de este mundo para ver que las fronteras son un concepto creado por el humano para dividirnos y qué triste que sea así”. Le gustaría que los líderes del mundo tuvieran la oportunidad de viajar al espacio y tener la misma reflexión. “Nuestro mundo sería un mejor hogar”.

Piensa que Hillary Clinton tiene posibilidades de ser presidenta. Él es asesor de su campaña en temas de exploración en el espacio. Le aconseja invertir en ello porque esa industria desarrolla tecnologías y mantiene a EU como líder en innovación, en tecnología y en la comercialización.

¿Cuál es su sueño?, le preguntamos. “Tengo cinco hijos y mi enfoque es sacarlos adelante. El chico tiene 13, ya faltan cinco para que vaya a la universidad. La prioridad es trabajar, darles estudios en EU”.

—¿Los astronautas no se hacen ricos cuando regresan del espacio?

—He trabajado para el gobierno toda mi vida y es un salario de ingeniero. Al salir de la NASA, si no trabajas, no ganas nada. Tengo mi empresa donde asesoro en temas aeroespaciales. Uno trabaja como cualquier otra persona.

(Nota del editor: Este texto forma parte del reportaje ‘Mexicanos sin fronteras’ de la revista Tec Review del mes julio-agosto 2016. Escrito por: Paris Martínez, Lorena Villa y Carlos Gutiérrez Bracho)

También lee: De la Tierra al espacio, la historia del astronauta José Hernández.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete!