Juan Pablo Martínez: de jugar con robots a desarrollarlos
Cortesía

Cuando era pequeño pedía a sus padres herramientas: martillos, desarmadores, pinzas, clavos… Quería convertirse en inventor para poder construir y hacer realidad todas sus ideas. Más adelante, tras graduarse como Ingeniero en Mecatrónica por el Tecnológico de Monterrey, decidió perseguir su sueño y hacer del mismo un negocio.

Hoy, Juan Pablo Martínez tiene su propia startup dedicada a diseñar, programar y comercializar sus propios robots para clientes de la talla de Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma. Te invitamos a conocer la historia de este EXATEC y a su emprendimiento: Automatische Technik.

“Mi principal inspiracion se dio en mi familia: mi padre tiene su constructora y un tío muy querido era inventor”, dijo Martínez en entrevista con Tec Review.

“La primera máquina que construí fue un motor eléctrico, en la secundaria. Después, me puse a hacer lanchas a escala y a control remoto. Finalmente, mientras estudiaba la carrera, me dediqué a participar en diferentes concursos, principalmente de robótica. Gané un par a nivel nacional y uno internacional”, recordó. Así, al egresar del Tec, Juan Pablo Martínez decidió que era momento de emprender.

Anuncio

Su primer intento, en el año 2009, consistió en un proyecto que ofrecería robots escaladores para limpiar ventanas de edificios. A pesar de que éste fue reconocido en concursos nacionales y fue presentado en un congreso internacional en Singapur, el EXATEC se dio cuenta rápidamente “de que cada fachada tiene necesidades diferentes y era muy difícil poder atender cada una”.

Pero para la creativa mente de Juan Pablo Martínez este no era el final, sino apenas el comienzo. Para julio del mismo año, el startupero y su equipo, entonces de tres personas, entraron a la incubadora de negocios del Tecnológico de Monterrey con una beca del 100%. Esto, con una iniciativa basada en un nuevo robot creado por Martínez inspirado en una mano humana.

“Gracias a ello pudimos constituir la empresa, trabajar en nuestro plan de negocios y desarrollar nuestra imagen. Ahí nació Automatische Technik”, comentó el emprendedor.

Juan Pablo Martínez: de jugar con robots a desarrollarlos
Cortesía

¿Qué ofrece esta startup? En palabras de Juan Pablo Martínez, “robots que, como nuestras manos, cuentan con una palma y dedos. Ya hemos presentado cinco generaciones del mismo con mejoras en cada diseño que nos han permitido llegar a clientes tan grandes como Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma y a partners tan importantes como Mitsubishi”.

La tecnología de Automatische Technik permitió por ejemplo, en el caso de Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, incrementar la velocidad de empaque en sus fábricas “de 5.4 cajas por minuto que se hacían de forma manual a 14.3, casi el triple”. Para ello, con ayuda de equipo Mitsubishi, se desarrolló un robot con 4 millones de puntos de control de movimiento sincronizado y preciso, el cual se encuentra en proceso de patente.

Su sistema es, además, capaz de detectar errores en el empaque de cervezas, como si hay botellas destapadas, vacías o faltantes.   

Tras ocho años como emprendedor, Juan Pablo Martínez recomienda a otros jóvenes que, como él, quieren tener su propia startup, “prepararse en la parte de administrar un negocio y contar con un buen equipo de trabajo, ya que ello ayuda a alcanzar metas mucho más grandes y a lograr cosas más importantes”.

Estos robots enseñan a niños lenguas indígenas