Tec de Monterrey

KinCah, el emprendimiento que apoya a los mazahuas

La empresa ofrece prendas hechas a mano por mazahuas; bajo el modelo de comercio justo la estudiante promueve los productos en diversos foros.

Todo comenzó como un proyecto escolar y se convirtió en una empresa social. Ella quería brindar alternativas de desarrollo para la comunidad mazahua. Así nació KinCah.

“Para mí, KinCah es un desarrollo profesional y humano constante, es descubrir una etnia y una historia viva que quiero contar”, dice Bange Vilchis, alumna del Tecnológico de Monterrey en Toluca.

La idea surge de las experiencias de Vilchis, quien desde pequeña tuvo contacto con la cultura mazahua, el pueblo indígena más numeroso del Estado de México y Michoacán de Ocampo.

Si bien tuvo la idea original mientras ayudaba a preparar el aderezo en la línea de producción, pronto se dio cuenta que necesitaba comenzar con algo que las mazahuas supieran hacer y eso fue el bordado.

“Es una creencia cultural que en cada puntada hay algo de la artesana que lo trabajó e incluso pueden diferenciar quién hizo cuál bordado con tan sólo mirarlo”, dice Bange Vilchis, quien apostó por los artesanos étnicos con una figura de comercio justo mediante la cual enseña a las mujeres mazahuas los negocios y al mismo tiempo aprende de la cultura mexicana.

Ahora KinCah también ofrece accesorios de moda étnicos cien por ciento hechos a mano y se comercializan como aretes, pulseras, anillos, brazaletes, bolsas y cinturones, entre otros. Además realizan piezas por encargo, como recuerdos de distintos eventos hasta vestidos de novia.

Con este proyecto, la alumna del Tec de Monterrey obtuvo el segundo lugar en el área de Proyectos Sociales en la edición 2014 de INCmty. El dinero lo obtuvo para la creación de una página en internet que estará disponible muy pronto.

Vilchis ya aplicó para participar en el World Forum for a Responsible Economy en Lille, Francia. “Mi mayor sueño es hacer de KinCah una marca mexicana que muestre lo mejor de nuestro país y un lugar de trabajo digno para artesanos y diseñadores mexicanos”.