Kon Tiki 2

(Notimex) Tras pasar varios meses a bordo de una rústica balsa de madera en el Océano Pacífico en el marco de la expedición Kon Tiki 2, el científico mexicano Pedro de la Torre, junto con expertos de diversas nacionalidades, recopiló importantes datos del mar que, ahora, serán analizados en Noruega para medir el calentamiento global y la contaminación.

En la investigación, que inició el 7 de noviembre pasado en el puerto peruano de El Callao con destino a la chilena Isla de Pascua, participaron tres mujeres y 11 hombres que navegaron a merced del viento en dos naves, Tupac Yupanqui y Rahiti Tane.

Ambas balsas llegaron sin problema a la Isla de Pascua después de recorrer 4,500 millas náuticas, sin embargo, el regreso al continente se complicó y debieron abortar la misión.

Notimex/Pedro de la Torre
Notimex/Pedro de la Torre

A pesar de ello, de la Torre afirmó que se recolectaron “muchas muestras científicas”.

Anuncio

“Tenemos datos de información oceanográfica para saber los componentes químicos, biológicos y físicos del agua de mar y cómo interactúan entre ellos”, explicó, “estos datos serán analizados en la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología y en el Instituto Noruego de Investigación del Agua”.

La expedición Kon Tiki 2 tardó 43 días en arribar a la Isla de Pascua, donde el equipo se reabasteció de agua y alimentos con la ayuda de la comunidad rapanui para seguir la travesía que se realizó sólo a vela.

Notimex/Pedro de la Torre
Notimex/Pedro de la Torre

Pedro de la Torre detalló que “el sistema de navegación estuvo basado en las tablas huaras, que se sumergen en la proa o la popa de la balsa para permitir, junto con el mástil, el movimiento de rotación y alinear la balsa con el destino”.

Luego de pasar Año Nuevo en la posesión chilena, el 6 de enero pasado zarparon rumbo a Valparaíso, puerto al cual debían llegar entre el 7 y el 14 de marzo pasado.

“El plan fue navegar hacia el sur para encontrar vientos que vinieran del oeste y nos empujaran al este pero, la combinación de vientos que encontramos en el Océano Pacífico fue tal, que al momento de culminar los dos meses no habíamos cruzado ni la mitad de lo que teníamos que haber navegado entre la isla y el continente”, dijo.

Ante esta situación, se decidió pedir apoyo a la Armada de Chile, la cual contactó al mercante Hokuetsu Ushaka, que fue en su rescate, tras lo cual abordaron un barco de la institución armada chilena que los llevó al puerto de Talcahuano, 520 kilómetros al sur de Santiago.

En 1947, el noruego Tohr Heyerdahl llegó a la Isla de Pascua en su embarcación Kon Tiki, mientras que el marroquí Kitin Muñoz también realizó una travesía similar con sus barcas de juncos Mata Rangi (1997) y Mata Rangi II (1999).

El principal objetivo de esta última expedición fue comprobar, usando arquitectura prehispánica en las embarcaciones, que podría haber habido interacción entre las islas de la Polinesia y Sudamérica en tiempos remotos.

En la Kon Tiki 2, los expedicionarios no sólo se enfrentaron a olas de 10 metros de altura, sino también al desafío de convivencia de siete personas de distintas nacionalidades y de ambos sexos, en un área de 102 metros cuadrados y donde sólo la choza central les permitía protegerse del agua y el viento.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!Kon Tiki 2