La Bola de Fuego del Hubble
ESA. Cortesía

El telescopio Hubble de la NASA y la ESA logró captar el dramático estallido que muestra como un objeto cósmico envuelto dentro de oleadas de nubes de gas y polvo que forman una nebulosa conocida como M1-67, se encuentra con Hen 2-427, una estrella brillante también conocida como Wolf Rayet 124.

Esa luz intensa en medio de la escena se debe a que Wolf-Rayet tiene temperaturas que llegan a los 25,000 grados centígrados y a que tiene una enorme masa, que supera entre 5 y 20 veces el tamaño de nuestro Sol.

Su tamaño la hace susceptible de perder masa por vientos espaciales, lo que propicia el inundamiento de nebulosas, es por eso que los telescopios las perciben sin estructura definida.

Ambas estrellas se encuentran a 15,000 millones de años luz, pero la magnitud de esta bola de fuego pudo ser captado por el Hubble.

Anuncio

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!