La ciencia te dice por qué (probablemente) no cumplirás tus propósitos de año nuevo
iStock
Un estudio del Instituto del Colegio Marista para la Opinión Pública, con sede en Poughkeepsie, New York, reveló que, en 2012, cuatro de cada diez estadounidenses (40%) planeaba empezar el año nuevo con una lista de propósitos a cumplir. Sin embargo, 12 meses más tarde, solo el 10% dijo haberlo conseguido, un patrón que probablemente te resulte familiar ya que, en el resto del mundo, las cifras son similares (YouGov).
 
¿Por qué ocurre esto? Y, más importante, ¿Cómo puedes evitarlo? Aquí te lo contamos.
 
La clave para completar un propósito de año nuevo —o no— está en la fuerza de voluntad. Como todo proceso neurológico, ésta tiene una base científica sólida aunque, por desgracia, solo la comprendemos en parte. Por ahora, los expertos coinciden en que se origina en la corteza prefrontal del cerebro, de acuerdo con una publicación de la revista especializada Science.
 
Uno de los estudios más relevantes sobre este tema es el elaborado por un grupo de especialistas del Instituto de Tecnología de California, dado a conocer en el mismo medio. Éste analiza la importancia que tienen la fuerza de voluntad y el autocontrol en la toma de decisiones.
 
Según el texto, las regiones implicadas en este proceso son el córtex prefrontal ventromedial y el córtex prefrontal dorsolateral. La primera se activa al tomar cualquier decisión, mientras que la segunda actúa sobre la anterior y regula el autocontrol, es decir, la parte lógica y racional se impone sobre la primitiva, la más impulsiva.
 
Cuando esto falla y la parte dorsolateral es incapaz de controlar la ventromedial, la toma de decisiones se “invalida”, lo que puede deberse a cuestiones patológicas, e impide el autocontrol.
 
Esta es la ciencia detrás de la fuerza de voluntad. Así, podemos concluir que el secreto para cumplir con nuestros propósitos de año nuevo está en lograr que un lado de la corteza se imponga sobre la otra pero, ¿cómo? A continuación te damos algunos consejos respaldados por los especialistas que pueden ayudarle a tu cerebro a conseguirlo.
 
Cuerpo saludable: mente lista
 
Dos investigadores, Baba Shiv de la Universidad de Iowa y Alexander Fedorikhin de la Universidad del Estado de Washington, realizaron un experimento cuyos resultados fueron publicados en el Journal of Consumer Research. Éste consistió en poner a prueba a un grupo de voluntarios pidiéndoles que recuerden un número de siete dígitos y, a continuación, elegir entre comer una rebanada de pastel o una pieza de fruta.
 
En la mayoría de los casos, el postre resultó el ganador. Sin embargo, si las mismas personas memorizaban solo dos cifras, preferían el bocadillo más sano.
 
¿Que quiere decir esto? Que la actividad previa en el cerebro modula y condiciona la actividad de la corteza dorsolateral, la cual se encarga de tareas como la regulación del estrés, las emociones e incluso el hambre o el cansancio. Cuánto más ocupada está tal parte, más difícil es para la contraria modular y controlar un hábito, así que relájate, come y duerme bien.
 
Repetir, repetir y repetir
 
Seguramente has escuchado esto antes pero, la mejor manera de adquirir o cambiar un hábito es repetirlo una y otra vez. ¿Por qué? Porque esto es lo que te permitirá separar la fuerza de voluntad “bruta” del objetivo.
 
Para lograrlo, solo hace falta prestar atención y esfuerzo durante, aproximadamente, 66 días, de acuerdo con un estudio del University College de Londres. Una vez completado este periodo, el hábito estará ‘integrado’ a nuestro sistema y podremos enfocarnos en otras cosas. Los siguientes consejos pueden facilitar esta tarea.
 
1. En lugar de hacer una larga lista de propósitos, escoge dos o tres.
2. Establece metas específicas, es decir, en lugar de pensar en “adelgazar” piensa cuántos kilos quieres perder.
3. Concéntrate en la recompensa para mantenerte motivado.
4. Ayúdate de la ‘presión social’. Comparte tu propósito con tu familia o amigos tanto para empujarte a ti mismo a lograrlo como para recibir apoyo y ánimos.
 
CON INFORMACIÓN DE GIZMODO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre