Getty Images

Ciudad de México, México (AFP) Un velo gris cubre y ahoga la Ciudad de México. La contaminación en la urbe alcanzó el lunes 14 de marzo niveles extraordinarios que activaron una contingencia ambiental, por primera vez en 13 años y que se mantiene hasta este miércoles 16.

Las altas concentraciones de ozono en un cielo visiblemente brumoso alertaron a las autoridades de la capital y de la zona metropolitana del vecino Estado de México, donde viven cerca de 21 millones de habitantes y circulan 5,5 millones de vehículos.

Las autoridades pidieron que se suspendieran actividades deportivas al aire libre, sugirieron a ancianos y niños quedarse en casa, ordenaron disminuir la circulación de automóviles y reducir hasta un 40% las emisiones de las industrias del Valle de México.

La fase l del plan de contingencia, que se había aplicado por última vez en septiembre de 2002, se activó sólo dos días después de que el cielo de la capital luciera más limpio y azul que nunca por una tormenta invernal que generó aguanieve y levantó vientos de hasta 70 kilómetros por hora, provocando la caída de más de 1,000 árboles y estructuras en todo el país.

Entonces, ¿qué hizo que el aire de la capital mexicana se enturbiara y las temperaturas llegaran esta semana a cerca de 30 grados?

“No tenemos ningún viento y esto no está permitiendo la dispersión de los contaminantes” emitidos por los millones de vehículos, dijo Tanya Müller, secretaria de Medio Ambiente de la Ciudad de México a Radio Fórmula.

Müller lamentó la decisión de la Suprema Corte en julio pasado que hizo que el programa capitalino Hoy no circula para autos más antiguos de 2007 se aplicara, no sólo tomando en cuenta el modelo de carro sino también su nivel de contaminantes, lo que puso a circular 1,2 millones de carros en la zona metropolitana.

El gobierno de la Ciudad de México ha creado varios planes para reducir las emisiones de gases, como modernizar el transporte público o impulsar el uso de bicicletas.

Pero hay centenares de microbuses y taxis que “son 4 ó 5 veces más contaminantes que un coche privado” y la red pública “no es suficiente” para cubrir la demanda de movilidad de la capital, explicó Héctor Riveros, investigador del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La mala calidad del aire provocó la muerte de unas 20,500 personas en 2010 en todo México, donde los altos índices de población y contaminación también se dan en Monterrey y Guadalajara, según el Informe Nacional de Calidad del Aire de 2013.

Como soluciones al problema, Riveros sugiere “la eliminación total del azufre en la gasolina, limpiar taxis y microbuses, así como ser más flexibles con las restricciones de velocidad del nuevo reglamento vial capitalino, para que el motor trabaje con máxima eficiencia y no contamine”.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!