El futuro de la comida para astronautas está… ¿en su excremento?
iStock

Un equipo de investigadores de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, desarrolló un método que promete solucionar el problema del abasto de alimentos en futuras misiones de largo plazo al espacio remoto.

“Es un poco extraño”, reconoció Christopher House, profesor de geociencias y líder del proyecto. Su técnica consiste, explicó, en utilizar microbios para descomponer desechos humanos y convertirlos en comida, es decir, transformar excremento —de forma muy rápida y libre de patógenos— en alimento.

El resultado de este procedimiento “sería un poco como (las marcas de extracto de levadura untable) Marmite o Vegemite; una sustancia pastosa microbiana”, detalló House en un comunicado de la institución.

Resultado de imagen para Vegemite

Esta investigación forma parte de una iniciativa financiada por la agencia espacial estadounidense, la NASA, para encontrar nuevos y eficaces métodos para mantener nutridos a los astronautas, todo ello con miras a misiones que podrían durar meses e incluso años, como los viajes a Marte.

Transportar comida suficiente para traslados de tan larga duración ocuparía demasiado espacio de almacenamiento y un incremento en el peso de la nave espacial lo cual, a su vez, se traduciría en una mayor cantidad y gasto de combustible.

¿Cómo funciona?

La técnica desarrollada por la Universidad de Pensilvania y publicada en la revista especializada Life Sciences in Space Research requiere de poco espacio y es bastante rápida.

Para llevar a cabo este proceso —similar al que ocurre cuando el cuerpo humano digiere la comida— sólo es necesario un cilindro de 1.2 metros de alto por 10 centímetros de diámetro en donde determinados microorganismos entran en contacto con los desechos y los descompone mediante digestión anaeróbica.

Christopher Hous recordó que métodos parecidos ya son utilizados para tratar residuos o reciclar. “Lo novedoso de nuestro trabajo es la extracción de los nutrientes y su colocación intencional en un reactor microbiano para cultivar alimentos”, aseguró.

La biomasa obtenida cuenta, de acuerdo con el experto, con un valor nutricional de 52% proteínas y 36% grasas, es decir, se trata de una “potencial fuente de energía para los astronautas“.

La NASA podría modificar el ADN de los astronautas que envíe a Marte

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre