La enfermedad que padece Stephen Hawking
AFP

Se trata de una enfermedad degenerativa cerebral: Esclerosis Lateral Amiotrófica o también conocida como Lou Gehrig. Ésta ataca a las neuronas que controlan los músculos voluntarios, lo que impide mover el cuerpo.

El físico y cosmólogo británico Stephen Hawking ha vivido con ella desde que tenía aproximadamente 20 años de edad.

Lee: Stephen Hawking, hospitalizado en Italia tras sentirse mal

La Esclerosis Lateral Amiotrófica no afecta la mente de las personas que la padecen ni sus sentidos, el padecimiento perjudica las neuronas motoras, las cuales se encuentran en el cerebro, el tronco cerebral y la médula espina, mismos que pierden la capacidad de iniciar y enviar mensajes a los músculos del cuerpo, los cuales son incapaces de funcionar, se gastan gradualmente y sufren fasciculaciones.

Anuncio

Esta enfermedad forma parte de un grupo de trastornos neuromotores como la distrofia muscular, esclerosis múltiple y el mal de Parkinson.

Por si no lo viste: El tiempo del Parkinson: una enfermedad contrarreloj

Algunos de los síntomas que se pueden observar en personas que pueden padecerla es en el habla, pues ésta impide hablar y vocalizar.

A medida que se debilitan los músculos necesarios para la respiración, al paciente se le dificulta más y más  hablar a un volumen suficiente para hacerse entender. Posteriormente pueden presentar dificultad para  masticar y tragar, así como para respirar, por lo que es recomendable alimentar a la persona mediante una sonda nasogástrica.

Te puede interesar: Stephen Hawking lanza discurso contra la obesidad

En otros casos, la enfermedad puede iniciar su presencia en un brazo o una pierna. El paciente puede mostrar torpeza y tropezar al correr o caminar, complejidad para levantar objetos o con las tareas que solía realizar.

En la actualidad, no existe cura para la Esclerosis Lateral Amiotrófica. Sin embargo, a medida que se efectúan más investigaciones sobre las enfermedades del cerebro, los médicos van aprendiendo más sobre las causas de este trastorno y sus posibles tratamientos.

Con información de ASHA.ORG

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!