iStock

Del total de células que existen en el cuerpo humano, solo el 43 por ciento son humanas, pues el restante 57 por ciento corresponde a microorganismos que lo colonizan.

Bacterias, virus, hongos y arqueas –antes consideradas bacterias– conforman ese 57 por ciento.

Somos más microbios que humanos, estableció Rob Knight, de la Universidad de California en San Diego, y autor de la estimación celular de 43/57.

Puedes leer: Las bacterias más peligrosas para el ser humano

A nivel de genoma la proporción del humano es mucho más inferior. Los genes humanos son alrededor de 20 mil a 25 mil, pero del llamado microbioma que corresponde a los microorganismos, suma entre dos y 20 millones.

Sarkis Mazmanin, microbiólogo del Instituto de Tecnología de California (Caltech), advierte a la BBC que los genes del microbioma son un segundo genoma humano y aumentan la actividad del humano.

Lo que nos hace humanos, en mi opinión, es la combinación de nuestro DNA con el de los microbios, añade.

Te interesa: Los microbios que habitan en tu cuerpo te hacen más pesado

Por lo pronto, los investigadores ya están conociendo a fondo el papel de los seres que conforman el microbioma, como su papel en la digestión, en la regulación del sistema inmunitario, protección contra enfermedades y producción de vitaminas esenciales.

Knight subraya que se están encontrando las formas en que esas creaturas microscópicas transforman la salud humana y que hasta hace poco eran inimaginables.

Desde esta perspectiva, a los investigadores les preocupa el daño que los antibióticos que se usan en las vacunas, esté haciendo a las “buenas bacterias”.


Ruth Ley, del Max Planck Institute, dijo que tras 50 años de lucha para eliminar las enfermedades infecciosas, ahora se ha dado un “enorme y terrífico” incremento en enfermedades autoinmunes y en alergias.

Lo próximo en el trabajo sobre microbioma es como sus cambios recientes resulta de la lucha que se ha librado contra los patógenos, y como ha contribuido a un nuevo conjunto de enfermedades.

Entre las afecciones que se estudian como resultado indeseado de la lucha contra patógenos se encuentran enfermedades gastrointestinales, Parkinson, eficiencia de las drogas anticancerígenas y hasta depresión y autismo.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Humanos de diseño ¿Podemos corregir la naturaleza?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre